buscar noticiasbuscar noticias

Iglesia unida, la meta

Deniss Cabrera

Consagrado al santo patrono del Corazón de Jesós y con la convicción de mantener una iglesia unida, Felipe Pozos Lorenzini realizó la toma de posesión canónica de la Diócesis de Ciudad Obregón, convirtiéndose en el séptimo obispo de esta comunidad religiosa.

Iglesia unida, la meta

Durante su profesión de fe y juramento de fidelidad, el arzobispo de Hermosillo, Ruy Rendón Leal, le encomendó la protección de su rebaóo, guiarlos por el camino de Dios, siempre gobernando con buen ánimo y generosidad.

Dios te bendiga, monseóor Felipe, en esta tierra sonorense", fueron las palabras que Rendón Leal ofreció al nuevo obispo, previo a que realizara su juramento.

Al frente de sacerdotes, religiosas, estudiantes del seminario, el administrador diocesano Felipe Padilla Cardona y el nuncio apostólico Franco Coppola de manera virtual, Pozos Lorenzini aceptó su encomienda y mantenerse fiel a la iglesia.

Expresó que un obispo no puede nada sin sus pastores, quienes llevan el peso del día, por lo que es importante caminar juntos y ser una iglesia unida.

Vengo a decirles que caminemos juntos y que no sea un eslogan solamente, sino que seamos una iglesia unida, ustedes tienen que bajarle 20 rayas a su orgullo y yo 80, ustedes son el prójimo, quiero conocer sus aspiraciones, inquietudes y logros, juntos ponernos a la escucha del espíritu santo".

Siguiendo con el proceso episcopal, durante una misa solemne se mostró la bula papal ante el presbiterio; fue el nuncio apostólico Franco Coppola quien hizo la entrega del báculo y la sede a Pozos Lorenzini, con lo que oficialmente tomó posesión de la diócesis.

Su primera acción como nuevo obispo, fue renovar los compromisos de los sacerdotes de Ciudad Obregón.

Que el seóor derrame abundantemente sobre ellos sus dones celestiales para que sean fieles ministros de Cristo, sumos sacerdotes y los conduzcan hacia Cristo, ya que él es la fuente de la salvación".

Además, Pozos Lorenzini recibió un saludo de felicitación por los obispos de la provincia eclesiástica de Hermosillo, 2 miembros del Colegio de Consultores, 2 sacerdotes de la Diócesis de Ciudad Obregón, 2 seminaristas, 2 jóvenes y 2 integrantes de la Tribu Yaqui.

En la misa solemne de toma de posesión, estuvieron presentes 12 obispos y cerca de 30 sacerdotes, así como el alcalde de Cajeme y la primera dama, quienes formaron parte de los 100 invitados de los diversos municipios de la diócesis y provenientes de Puebla.