buscar noticiasbuscar noticias

Derriban ramada tradicional de Cócorit

De nueva cuenta la ramada tradicional del pueblo de Cócorit fue derribada la mañana de este lunes, esta vez utilizaron 2 pipas de agua para inundar el inmueble y derribarlo, comentó Reyna María Quiroz Macías.

La representante de la ramada tradicional señaló que el principal responsable de ese acto fue el comisario del lugar, Noé Renato Jacobo Chacón, sin embargo, se mantienen en el levantamiento de la cocina, bajo donaciones de horcones y material característico de las ramadas yaquis.

Derriban ramada tradicional de Cócorit
PUBLICIDAD

"No hay pretextos válidos, dicen que por falta de un permiso, nosotros desde noviembre o diciembre metimos la solicitud del trámite ante el presidente municipal, porque anteriormente ya habíamos hecho la solicitud a Inspección y Vigilancia, entre otras instancias", resaltó.

PUBLICIDAD

Detalló que se busca primero derrumbar la ramada tradicional, para después pasar a la demolición de la Escuela Primaria Cámara Junior, ubicada en la Plaza de Cócorit.

Quiroz Macías aseguró que a través de la ramada se organizan para alimentar a 100 adultos mayores, 15 de ellos asisten al lugar, mientras que al resto se les lleva el alimento a sus hogares.

Ante eso, el comisario de Cócorit, Noé Renato Jacobo Chacón, comentó que ya ha sido denunciado por parte de la inconforme, pero sin argumentos sólidos.

"Ella ya me denunció en el Ayuntamiento, me mandaron llamar, pero no llevó evidencias de que ella tiene un permiso especial para operar, ella nada más dice que es agredida, que le quitan su ramada, pero no tiene permiso", señaló.

El funcionario comentó que la representante de la ramada recibe donativos, sin embargo, no los aplica del todo en las actividades altruistas.

"Ella se respalda en que hace altruismo, está bien, el detalle que no quiere ponerse al corriente con los permisos, no quiere pagar, como así lo ha hecho años atrás y tenía el respaldo de mucha gente que desconocía su verdadera intención que es ganar dinero", expuso.

Finalmente, Jacobo Chacón mencionó que los argumentos de querer derrumbar la plaza para un proyecto ambicioso en el pueblo colonial, son solo un pretexto de la protestante para evadir el permiso de operar.