buscar noticiasbuscar noticias

Comienza la venta pitaya en Ciudad Obregón

Al llegar la temporada de pitaya a las zonas desérticas de Sonora (Noroeste de México) y parte de Arizona (Estados Unidos), comienza la demanda de la misma en distintos puntos de la localidad

Tal es el caso de la señora, María Teresa Cervantes Bañuelos de 59 años de edad, quien oferta esa fruta endémica, en calle Sinaloa esquina con Galeana, su labor comienza desde las 9:00 de la mañana a las 4 de la tarde.

Desde el Ejido Tesopobampo, la comerciante se traslada hasta el centro de Ciudad Obregón junto a su nieta quien la ayuda a cargar parte de la mercancía, la cual es un tesoro del desierto.

Comienza la venta pitaya en Ciudad Obregón

Para recolectar el fruto producido por una cactácea, dijo que su esposo tiene que enfrentarse a varios peligros como sufrir mordeduras de víbora, picaduras de alacrán o ataques de jabalí, entre otros. Además de asaltos por parte de maleantes.

PUBLICIDAD

imagen-cuerpo

Sin embargo, comentó que lo anterior no interrumpe sus ganas de salir adelante vendiendo cada pitaya a 5 o 10 pesos dependiendo del tamaño del fruto endémico, lo que, en promedio le deja ganancias diarias de 600 o 700 pesos. 

Cervantes Bañuelos, recordó que la temporada de pitaya comienza los primeros de junio y termina a mediados de agosto y una vez recolectada tiene una vida de 3 a 4 días e incluso a horas de haber sido piscada se empieza a notar su deterioro.

"Tenemos que hacerle la lucha porque esta dura la vida, el diario del marido no alcanza", concluyó.

Cabe recordar que el mencionado fruto del desierto es rico en minerales como hierro, calcio, fósforo y vitaminas B, C y E, ayudando a combatir enfermedades como anemia y osteoporosis.