buscar noticiasbuscar noticias

Acoso sexual, problema diario

Protocolos de denuncia deben dar seguimiento a este tipo de violencia, dicen

Chiflidos en la calle, insinuaciones, toqueteos e incluso hostigamiento a través de mensajes, son algunas de las situaciones que viven mujeres diariamente al ser acosadas no solo en la vía pública, sino en la escuela o trabajo.

En Sonora durante el 2020 los casos de acoso y hostigamiento sexual reportados al 911 se incrementaron un 62.26%, cerrando el año con 172 reportes, mientras que en el 2019 fueron 106, de igual forma el abuso sexual aumentó un 38.64%, pasando de 88 a 122 casos.

Acoso sexual, problema diario
PUBLICIDAD

Sin embargo, las investigaciones por este tipo de delitos quedan por debajo de los llamados de emergencia, pues tan solo se registraron 12 carpetas de investigación por hostigamiento sexual y 70 por acoso.

En el caso de Cajeme, se contabilizaron 11 casos de acoso, 1 abuso sexual y 5 violaciones durante el año pasado, siendo colonias como Casa Blanca, Campanario, Bella Vista, Urbi Villa del Rey, Esperanza Tiznado y Nueva Palmira, las de mayor incidencia.

imagen-cuerpo

Ante esta situación, instancias educativas como la Universidad de Sonora (Unison), el Instituto Tecnológico de Sonora (Itson) e incluso el Ayuntamiento de Cajeme, han creado protocolos para atender las denuncias por acoso, sin embargo, algunos de éstos no brindan un seguimiento adecuado.

Leticia Burgos Ochoa, presidenta de la Red Feminista Sonorense (RFS), aseveró que en Itson existe una denuncia desde el año pasado, misma que sigue en revisión técnica, sin algún avance, lo que demuestra que estos protocolos no funcionan correctamente.

“No es más que recibir la queja, escuchar las dos partes, investigar y resolver, podría ser muy expedito, sin embargo, en Itson no hay un caso que se haya atendido debidamente, hay una Dirección de Derechos de Diversidad, pero no una Comisión de Derechos Universitarios que debería atender los casos de hostigamiento y acoso sexual como la tiene Unison”.

Lamentó que la creación de estos protocolos se esté dando de manera indebida, sin la conformación de los comités y comisiones que revisen el avance que presentan las denuncias.

La situación de acoso que se vive en las universidades ha traído consigo manifestaciones de hartazgo como los tendederos que se realizaron en los campus de la Unison, denuncias que por la pandemia quedaron sin avance.

Al igual que el caso en el que se dio la filtración de imágenes íntimas de decenas de jóvenes de alumnas de Itson Náinari, por uno de sus compañeros quien fue señalado públicamente como “el de la tuna” y hasta el momento sigue sin ser sancionado.