buscar noticiasbuscar noticias

Denuncian corrupción en organizaciones del agro

PUBLICIDAD

Según el artículo escri­to por Francisco Ayón Yu­cupicio, estos líderes “po­nen a los campesinos o los productores por delante”, denuncian bajos precios de garantía, dicen que los subsidios y apoyos no llegan, pero “ellos están inmensamente ricos”.

PUBLICIDAD

Por indicaciones del presidente de la Repúbli­ca y para evitar que sigan engañando a la gente, la Fiscalía General de la Re­pública, la Unidad de In­teligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y el Sis­tema de Administración Tributaria, abrieron in­vestigaciones de las orga­nizaciones campesinas y sus dirigentes para saber porque las agrupaciones están en bancarrota y sus apoderados legales, sus representantes, son los nuevos ricos y latifundis­tas del campo mexicano.

LOS HECHOS

La Auditoría Superior de la Federación detectó y entregó documentación a la presidencia de Repú­blica sobre aeroempresas mexicanas que alteraron su documentación fiscal para obtener recursos de la Secretaría de Agri­cultura Ganadería, De­sarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa). Estas acciones causaron un boquete a las finanzas públicas.

El máximo órgano de fiscalización exhibió, in­forme tras informe, la falta de mecanismos de control para dispersar los dineros del Programa de Incentivos para Produc­tores de Maíz, Frijol y Trigo.

Desde el principio de este programa se perdie­ron los beneficios para el pequeño productor y se orientó a los grandes agroempresarios, dijo An­tonio Medrano, secretario técnico del Frente Autén­tico del Campo (FAC).

El Programa de Pro­ductividad y Competiti­vidad Agroalimentaria: Componente Productivi­dad Agroalimentaria ope­ró con base en la recepción de documentos bancarios alterados o comprobantes fiscales de proveedores no localizados para la com­probación de los recursos y para simular la acredi­tación de los proyectos.

Carnes de Cerdo de Yucatán, SA de CV, fue la empresa que mayores recursos recibió en sub­sidios, con 19 millones 855 mil 500 pesos. Los desvió.

Los Zacatecos, S de SS, empresa que ha estado vinculada a un supuesto fraude en la compra de frijol, recibió 10 millones de pesos, para la cons­trucción de una planta procesadora de alimentos de frijol y subproductos. No los aplicó.

Otros 10 millones le fueron entregados a la compañía Productores Agropecuarios del Ejido de El Quemado, SPR de RL, para la construcción y equipamiento de un cen­tro de acopio, empaque y transformación industrial de mango. Sin embargo, en el análisis de los mo­vimientos bancarios, la ASF detectó la cuenta en ceros y movimientos que no correspondían a las operaciones adecuadas.

Originaria de Gua­najuato, El Tecolote de Irapuato, SPR de RL, obtuvo de la Sagarpa subsidios por nueve mi­llones 600 mil pesos para la construcción de macro túneles. Al respecto, la ASF detectó irregulari­dades y desvíos serios en el manejo de la cuenta de depósito.

Destiladora Santa Virginia, SA de CV, reci­bió subsidios por cuatro millones de pesos, con el supuesto fin de llevar a cabo el proyecto estraté­gico (de impacto regional) y así fortalecer la produc­tividad y competitividad de productores de agave azul Tequilana Weber en los Altos de Jalisco. Sin embargo, al momento de revisar los movimientos bancarios, relacionados con este apoyo, los audito­res determinaron que los movimientos de cargo y abono “no coinciden entre sí”.

Simbiótica Agropecua­ria Poblana, SC de RL de CV, subsidiada con tres millones 732 mil 500 pe­sos para infraestructura y equipo para proceso de granos, es otro negocio del que se detectó alteración en sus cuentas bancarias.

La Auditoría detectó documentos falsos de la empresa Grupo de Pro­ductores del Campo de Atotonilco, SPR de RL de CV, a quien se le entrega­ron tres millones 643 mil 100 pesos.

Soda Bioindustrias, SPR de RL, recibió re­cursos por tres millones 454 mil 500 pesos para la construcción y equipo de planta de alimentos; en este caso, el beneficiario presentó cinco facturas en las cuales no se iden­tificaron los pagos en los estados de cuenta banca­rios proporcionados por la instancia gubernamen­tal.

EN SINALOA

Entre las que mayores recursos obtuvieron se encuentra Productores y Comercializadores Agrí­colas del Sur de Sinaloa, SA de CV, que obtuvo cuatro millones de pesos, “de los que no hay eviden­cia de las aportaciones realizadas ni de la com­probación de facturas”.

Uprogranos del Valle de El Carrizo SPR de RI y Agrícola Hernández Rodríguez, del norte de Sinaloa. Manuel Her­nández López, dueño de estos agronegocios, fue denunciado ante el pre­sidente Andrés Manuel López Obrador de usar a los productores agrícolas para obtener beneficios personales y convertirse en millonario de la noche a la mañana.

Lo acusan de fraudar a los campesinos con la venta de semilla de mala calidad, haberse quedado con recursos de subsidios y programas de apoyo al campo, lo cual le ha permitido comprar ma­quinaria y acaparar, de manera personal, tierras y bodegas.

Otras organizaciones que están en la lupa de la Fiscalía, la Unidad de In­teligencia Financiera y el SAT, es la Unión de Ejidos de Producción Agropecua­ria del Valle de El Carrizo y el Fondo de Asegura­miento Fraijo Rochín, cu­yos dirigentes “se quedan con la tajada grande” de los apoyos federales.

El Gobierno federal precisó que les destinó re­cursos para la construc­ción de silos y pese a que una tormenta impidió que los construyera no han regresado los recursos no invertidos.

Los créditos del Fondo de Aseguramiento “Frai­jo Rochín” también están bajo investigación, por or­den del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La investigación alcanza a Germán, Geovani, Vicente y Ra­món, todos de apellido Escobar, quienes se han enriquecido bajando recursos provenientes de diversos programas agropecuarios y han construido un emporio, especulando con las co­sechas de maíz y frijol a través de Productores Agrícolas de Elota.

En todos los casos, los dirigentes o responsa­bles de las “organizacio­nes campesinas” están ricos o millonarios y son los que denuncian cada ciclo agrícola que el cam­po está en la ruina y que el gobierno federal no otorga los apoyos para la producción, generan­do inconformidad social, cuando la realidad “es que se ‘clavan’ los recur­sos que el gobierno ha en­viado a los campesinos”.


PUBLICIDAD