buscar noticiasbuscar noticias

Demandan intervención de Sader

PUBLICIDAD

Luz del Carmen Paredes

PUBLICIDAD

José Luis Félix Fuentes indicó que la cerrazón de los funcionarios pone en riesgo los proyectos de investigación en los diferentes campos experi­mentales del país.

El delegado titular del Sindi­cato en el Campo Experimental Norman E Borlaug, especificó que en el Valle del Yaqui son diez proyectos en los que se está trabajando.

Apuntó que se está afectan­do al personal de campo, que no está recibiendo un salario.

Los investigadores del Ceneb se manifestaron en las insta­laciones del Centro de Usos Múltiples(CUM), donde se ins­talará la Sader y en las oficinas del Distrito de Desarrollo Rural (DDR) 148 Cajeme.

A nivel nacional los integran­tes del sindicato, que represen­ta al 75 por ciento de los 800 investigadores del organismo, a través de un comunicado de prensa, señalaron que las auto­ridades del Inifap pertenecen a las viejas estructuras de admi­nistraciones anteriores que con­tribuyeron al desmantelamien­to de la institución, por lo que es necesario que la Dirección General del mismo, la asuma un investigador de reconocido prestigio y dado que dicho nom­bramiento recae en el presiden­te de la República. Solicitaron a Andrés Manuel López Obrador abrir un proceso de consulta entre todos los investigadores y con base en ella seleccione a quien considere que debe asu­mir ese cargo “por el bien de México”.

Los integrantes del Siiini­fap, muchos de ellos dentro del Sistema Nacional de Investi­gadores (SNI), destacaron que la principal demanda no es por un incremento a su salario sino por la reasignación de 100 millones de pesos para 302 proyectos de investigación en los –77 campos experimenta­les—, que pueden contribuir a incrementar la productividad en el campo para alcanzar la suficiencia y soberanía alimen­taria en granos básicos, una de las grandes metas que se ha trazado la actual adminis­tración.

El secretario general del Siiinifap, Ramón Garza Gar­cía, miembro del SNI nivel 1, puntualizó que dicho monto de recursos es parte del pre­supuesto del Inifap y que sólo se tendrían que reorientar a proyectos que, con el apoyo de programas gubernamentales, permitirían reducir paulati­namente la importación de 16 millones de toneladas de maíz; 5 millones de toneladas de tri­go; 85% del arroz que consumi­mos; 97% de soya y 400 mil to­neladas de frijol, evitando así la fuga de divisas, el abandono del campo y la dependencia del exterior de alimentos para los mexicanos.


PUBLICIDAD