buscar noticiasbuscar noticias

Se hace cirugía plástica y ahora no puede cerrar los ojos

El hombre quiso hacerse un "arreglito estético" y ahora debe ponerse cinta adhesiva en los párpados, para poder dormir

Como no le gustaba cómo lucía su rostro, un hombre de Inglaterra decidió que se sometería a una cirugía plástica; sin embargo, los resultados no fueron los esperados y ahora lleva tres años sufriendo de ectropión, un padecimiento que separa su párpado inferior del ojo.

Se trata de un inglés llamado Pete Broadhurst, quien en 2011 recurrió a la cirugía para hacerse un "pequeño" arreglo facial, pero la cosa se puso peor y ahora lleva poco más de una década tratando de corregirlo.

Se hace cirugía plástica y ahora no puede cerrar los ojos
PUBLICIDAD

Se trata de un inglés llamado Pete Broadhurst, quien en 2011 recurrió a la cirugía para hacerse un "pequeño" arreglo facial, pero la cosa se puso peor y ahora lleva poco más de una década tratando de corregirlo.

PUBLICIDAD

Antes de la cirugía plástica, el hombre acudió a un control médico, y el especialista determinó que debía someterse a una blefaroplastia (cirugía estética que tiene como fin corregir el exceso de piel en los párpados) y a una rinoplastia.

Sin embargo, los 15 mil dólares que pagó fueron en vano, pues no sólo no lo dejaron como esperaba, sino que, después de nueve horas en el quirófano, el hombre despertó el dolor era muy fuerte, además de que no podía cerrar los párpados.

“Parecía que me habían golpeado (…) Estuve enfermo toda la noche y mientras dormía. El día después de la cirugía deseé no haber ido nunca", comentó.

Alarmado, cuestionó a los médicos, quienes intentaron calmarlo diciéndole que eran efectos secundarios de la operación, pero algo le decía que no era así.

Dudoso, recurrió a otro especialista, quien le dijo que el procedimiento no fue correcto y que no volvería a cerrar los ojos de correctamente.

Desde entonces el hombre está en busca de una solución, y para dormir ha tenido que recurrir a unas gotas, además de usar toallas calientes encima de los ojos.

Además, está sufriendo de problemas para ver, y tampoco puede conducir; y es tanta su desesperación, que ha tenido que pegarse cinta adhesiva por las noches para dormir.


PUBLICIDAD