buscar noticiasbuscar noticias

Acusan a colegio privado de obligar a niño a comer su vómito

La maestra, que también es la directora, es señalada como la responsable de humillar al menor, de quien dijo a su madre que es un fracasado

El regreso a clases ha sido para estudiantes, padres de familia y maestros un momento esperado, pues las sesiones virtuales llegaron al punto del hartazgo.

Acusan a colegio privado de obligar a niño a comer su vómito
PUBLICIDAD

Sin embargo, no para todos fue miel sobre hojuelas, en especial para un pequeño de tan sólo seis años de edad, a quien una maestra, presuntamente, obligó a comerse su propio vómito.

PUBLICIDAD

El incidente fue dado a conocer por Alejandra Martínez, usuaria de Facebook, y habría ocurrido en el Colegio Rafael Tejeda Puente, de carácter privado, cuyas instalaciones se localizan en calle 12 y Juventino Rosas No. 242, de la colonia Buena Vista, en Matamoros, Tamaulipas.

De acuerdo con su publicación, el traumático hecho lo vivió su sobrino, alumno de primer grado, y la presunta responsable fue identificada como Carmen Mireles, maestra del pequeño y a la vez directora del plantel.

Según lo compartido en redes, una mujer contó que en el primer día de clases de su sobrino se suscitó un incidente que llenó de rabia a sus familiares.

El menor contó que "lo qué pasó fue que él vomitó al escuchar que la maestra regañó a otro niño. Cuando la maestra ve el vómito, lo regañó diciéndole: 'lo vas a limpiar con la lengua'".

Cuando uno de los hermanos de la madre y una cuñada acudieron a recoger al chiquillo, lo vieron lleno de vómito, además de que se veía angustiado, por lo que le preguntaron qué había pasado y ahí narró lo que pasó.

Quien hizo la publicación expuso que la directora del "cole" ni siquiera se tomó la molestia de llamar a los padres para que vieran lo que estaba pasando, por lo que la tía política del niño acude y confronta a Carmen Mireles.

Dijo que la mujer se defendió diciendo que era muy respetuosa y que pertenecía a Club Rotario de Matamoros, y como estaba enojada le arrebató los libros a la quejosa, a la vez que negó lo ocurrido con el pequeño.

Además, expuso que la directora, presuntamente, se refirió al pequeño como "un monstruo y un fracasado"; en ese momento, la cuñada de la mamá del menor se levantó furiosa exigió la devolución de lo que habían pagado para el ingreso del pequeño.

El quejoso refiere que expone lo ocurrido porque considera que no es lo apropiado ni ético el proceder de la docente, máxime que se trata de una institución privada, aunado a la impotencia que les generó que alguien ajeno a la familia haya violentado a un niño de esa manera.

Asimismo, destacó que la escuela está plagada de gatos que se desplazan libremente por las aulas, algo que consideró riesgoso para los pequeños.

Pidió a los internautas verificar todos los aspectos de la escuela a la que manden a sus niños, pues sería traumático que otro menor viviera lo que su pequeño familiar.


PUBLICIDAD