buscar noticiasbuscar noticias

Tiene 102 años y sigue trabajando





Por: Jesús Alejandro Quintero

La oriunda de la comunidad Los Limones, Tesia, se ha dedicado por más de 85 años a la venta de verduras en las distintas vialidades del Centro del Municipio de Navojoa, con lo cual ha ayudado a la aportación económica en su familia y desde sus 32 años, cuando quedó viuda, se ha hecho cargo de esto para sacar adelante a sus siete hijos.

La vendedora ambulante reveló que en estos momentos vive en la Comisaría Rosales con su hijo, de 70 años, después de haber vivido con otro de sus hijos por un largo tiempo, quien falleció hace algunos meses.

Detalló que tiene más de 130 nietos, bisnietos y tataranietos, incluso hay algunos que no conoce; sin embargo, se dice contenta y orgullosa de contar con una extensa familia, quienes, cuando pueden, se comunican con ella y le externan su amor.

“Tengo muchos nietos y bisnietos, hay algunos que no conozco, pero estoy contenta de que todos estén muy bien, espero seguir así por mucho tiempo y que mi salud me permita continuar con este hábito”, declaró la comerciante que inició desde los 17 años.

Sombra Meza aseguró que, a pesar de tener más de un siglo de edad, se siente como una joven de 20 años, ya que no sufre de ninguna dolencia que le impida desarrollarse como lo hace cada día de la semana desde las mañanas.

“Todos los días trabajo, agarro mi camión en la mañana y me vengo para el Centro, aquí me pongo en este bulevar y vendo a 10.00 pesos la bolsita de nopales, de chiltepín o de toronjas. La verdad me va bien porque muchas personas se acercan a comprarme”, reveló.

¿Sabías qué?...

Añadió que se siente plenamente de salud y físicamente, por lo que trabaja en alegría, entusiasmo y la ilusión de vender todo el producto que ofrece a los conductores que transitan por la esquina conformada por las calles No Reelección y Rayón

Lucía declaró que en ocasiones le gusta caminar por diferentes establecimientos, lugares donde ofrece su mercancía y en donde obtiene las recaudaciones necesarias, ya que muchas personas se sensibilizan y adquieren sus productos.

Invitó a todas las personas que gusten de nopales o chiltepines, que se acerquen con ella, ya que son productos frescos que se cortan la misma mañana del día en que los vende, además de ayudar en su economía.

“Mi hijo con el que vivo se cayó de la carreta y no puede caminar, por eso le echo más ganas y no tengo excusa. Mientras me siga sintiendo bien, seguiré con esto. No me he enfermado de nada, ahora la gente es más sensible y se enferman de muchas cosas, yo creo que es por la alimentación chatarra”, indicó.