buscar noticiasbuscar noticias

Familiares despiden a Fátima con globos blancos





Bajo una lona amarilla, las veladoras formando el nombre de Fátima, iluminaban la puerta negra que daba entrada al cuarto en dónde los restos de la pequeña eran velados.

Afuera, un centenar de personas, entre familiares, amigos y vecinos de esta familia permanecieron sentados y en espera de despedir a Fátima.

Alrededor de la una de la tarde, la misa de cuerpo presente comenzó.

Previamente, familiares solicitaron a la prensa y presentes hacer un poco de espacio para así poder colocar una mesa con un mantel blanco en aquella angosta calle, improvisada cómo funeraria.

En esa mesa, colocada junto a las veladoras y muy cerca del cuerpo de la menor, los sacerdotes ofrecieron la misa.

En ella condenaron este feminicidio y pidieron a Dios no solo por Fátima sino por todas las víctimas.

Un momento lleno de emociones y de asistentes al último adiós.

Uno de los momentos más difíciles fue cuando al terminar la misa, pidieron de nueva cuenta hacer espacio para dejar pasar a los pequeños compañeros de Fátima que acudieron con globos blancos a decirle adiós.