buscar noticiasbuscar noticias
Las Plumas

Río Mayo no lleva agua

Daños para fauna y flora


El asunto no tiene vuelta de hoja: un río que no lleva agua será todo lo que se guste y mande…menos río. Tal es el caso existente en Navojoa (y en el sur de la entidad) con el Río Mayo, afamado históricamente, aunque muy venido a menos al paso de los años.

Debe ser triste reconocerlo, pero hoy por hoy, en una situación abusivamente perfilada al paso de los años, la característica principal de este río es que sólo resulta tal en su denominación. Varios hechos, social y ambientalmente perniciosos, se han derivado de una situación como la descrita. En este sentido, la maestra Ana Paola Balderrama, investigadora de la Universidad de Sonora y especialista en Ciencias Biológicas y Medio Ambiente, hizo un pertinente y claridoso análisis sobre el tema en mención.

Noticia Relacionada

Dijo, por ejemplo, que en los últimos cuatro años el Río Mayo ha disminuido su cauce por la falta de agua, lo que ha provocado sequía, mortandad y daño al medio ambiente, junto con la reducción de árboles y desaparición de especies. Expuso también que la ausencia de agua en el cauce del río es un factor que de persistir atentaría contra especies nativas.

Abordada por el reportero Édgar Coronado de Diario del Mayo, la investigadora de la Unison local señaló que actualmente se está negando el agua a ciertas especies acuáticas que viven en el Río Mayo, además del impacto que ello causa a la flora y la fauna. Ejemplificó también con los daños causados a los árboles plantados en los últimos años en el ámbito del río.

Un asunto como el que se aborda hoy es realmente un rosario de problemas o calamidades que mal se ha hecho en ignorar por parte de las instancias oficiales que deberían cumplir las responsabilidades que les atañen en el sentido que se habla. La maestra Balderrama señaló que también es preocupante que, en el ámbito del Río Mayo, desaparezcan especies marinas y aves que igualmente se beneficiaban del agua. Por la sequía imperante allí, tales especies han tenido que emigrar, “lo que se ha convertido en un atentado directo contra el medio ambiente”.

Indicó que todo esto aporta mucho a la contaminación, en tanto que, al existir un menor volumen de agua, hay una mayor concentración de contaminantes con minerales como manganeso y arsénico. Incluso, los plaguicidas y agroquímicos utilizados en la región, “terminan por llegar al Río Mayo, llevados por los escurrimientos, lo que vuelve de suma importancia que se realicen permanentemente prácticas sustentables para no afectar al medio”.

Como queda de manifiesto, el Río Mayo es un auténtico rosario de problemas partiendo de uno solo: su carencia de agua. El tiempo transcurre como si nada en la perspectiva de este delicado conflicto ambiental. Un conflicto que, vale decirlo, no parece preocupar a ninguna de las instancias que es de suponerse tienen o deberían tener injerencia en esta problemática.

Una problemática de primer orden, valdría decirlo, habida cuenta de los múltiples y serios problemas que ha generado y genera la falta de agua del Río Mayo. Sin embargo, al respecto siempre se ha notado una especie de indolencia para asumir posiciones frente a un estado de cosas como el descrito.

Las consecuencias están a la vista. En todas partes, normalmente hablando los ríos llevan agua. Pero menos en Navojoa. Hay perjuicios ambientales serios por esa situación. Y es de suponerse que éstos cada vez han de resultar más serios. Acaso podrían invocarse beneficios por tal estado de cosas. ¿Pero a costa de qué? ¿De la caída del medio ambiente? ¿De la agresión contra la flora y la fauna del lugar?

He allí las cuestiones que tendrían que ponerse a discusión. Debe ser hora de que se asuman decisiones al respecto. Tiene que haber una solución que evite males mayores, cuidando lo que tenga que cuidarse.

La investigadora Ana Paola Balderrama planteó que es necesario que regrese el cauce del Río Mayo, así como que se beneficie al medio ambiente “y no termine por dejar daños irreversibles en nuestra flora y fauna”. Valdrá la pena atender planteamientos de esta naturaleza, sin que dejen de entenderse por ello los problemas captación de agua que por desgracia han sido distintivos de la presa regional.

armentabalderramagerardo@gmail.com