buscar noticiasbuscar noticias

Robo de tapas de alcantarilla, dolor de cabeza para el Oomapasc

Desde el 2003 el problema se agudizó; se mantienen charlas con chatarreras, a fin de que no las adquieran, pues incurren en un delito

Pese a que las nuevas alcantarillas que coloca el Oomapas de Cajeme en los registros de las calles del municipio son de polímero y no tienen valor comercial, el que se las sigan robando sí afecta las finanzas del organismo, lamentó Jesús Antonio Ponce Zavala.

Robo de tapas de alcantarilla, dolor de cabeza para el Oomapasc
PUBLICIDAD

El director técnico del Organismo Operador Municipal de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Cajeme (Oomapasc) informó que los brocales de hierro fundido han sido sustituidas por otros de polímero, para evitar su robo; sin embargo, este flagelo se sigue presentando, incluso en colonias enteras, en donde se llevan las tapas de las alcantarillas ocasionado accidentes y graves problemas en la red de drenaje.

PUBLICIDAD

"Antes no nos robaban esos por ser de concreto polimérico; los que regularmente se roban son los de hierro fundido para tráfico pesado, es un problema que empezó en 2003 y hemos estado en pláticas con vendedores de chatarra para que no compren alcantarillas", explicó.

La reposición de cada brocal tiene un costo de hasta nueve mil pesos, además de los gastos que representan preparar el terreno para su instalación y reparar la calle, apuntó.

Cada brocal tiene un peso de entre 80 y 90 kilos, por lo que es difícil retirarlos de las calles y, pese a esto, con total impunidad se los siguen robando.

Recientemente se recibió un reporte por el robo de 25 tapas de alcantarillas en una colonia.


PUBLICIDAD