buscar noticiasbuscar noticias

Niños deben vivir su duelo

Los ayudará a aprender a manejar sus emociones

Hablar con la verdad y de manera sencilla, es fundamental a la hora de comunicar a un niño o niña la muerte de un ser querido, a fin de que puedan entender de mejor manera lo que significa vivir un duelo sano, afirmó la tanatóloga Carolina Franco.

Niños deben vivir su duelo

Entrevistada en el noticiero que se transmite vía Facebook "Sonora a Diario", de Diario del Yaqui, la sicoterapeuta mencionó que, tratándose de una muerte repentina o asesinato, lo ideal es que sea una persona de suma confianza quien hable con el menor, ya sea la mamá, el papá o la abuela. Hacerlo en un lugar tranquilo y preguntarle lo que para él o ella es la muerte, para después decirle de manera sencilla que es cuando el cuerpo físico con todos sus órganos deja de funcionar.


"Se recomienda hablar con la verdad, en un caso de asesinato se recomienda decirle: Papá lamentablemente ha fallecido porque una persona enferma de la mente le hizo daño al cuerpo físico de papá", mencionó, "porque si no se hace así y se dice ´Diosito se lo llevó´, y tratamos de ocultar...al final de cuentas los niños son muy intuitivos y se darán cuenta, y qué mejor que se enteren por nosotros la verdad".

La experta, explicó que el duelo no es una enfermedad, sino un proceso adaptativo individual a una nueva realidad sin la persona física, donde cada persona tendrá sus pautas y tiempos, lo que puede durar desde meses o incluso años en superar.

Destacó que tratándose de niños, es fundamental que participen en los rituales funerarios porque al igual que los adultos, también viven la pérdida y requieren despedirse, para lo cual es necesario explicarles a lo que se enfrentarán en el lugar.

"Decirle, ´mira en un funeral se ve esto, puede que veas personas llorando, que veas flores, a papá en un ataúd´ y preguntarle si le gustaría ver el cuerpo físico", manifestó

Tratamiento que debe abordarse a partir de que los menores tengan noción de la muerte, incluso de los 2 o 3 años en adelante, indicó, pues ello les permitirá vivir un duelo sano y les dará las herramientas necesarias para afrontar las diversas dificultades a las que se enfrentará en la vida cuando tengan que experimentar otras muchas pérdidas.

"Se recomienda a los niños darles su espacio, (decirles) ´es natural que sientas dolor, y que te sientas mal, si quieres tomarte tu tiempo´, hay que platicar con ellos al igual que con los adultos, decirles que es natural e incentivarlos a seguir con sus actividades", expresó.

En aquellos casos donde han pasado meses y las personas siguen estando ensimismadas en su dolor y con angustia, con pensamientos repetitivos y conductas agresivas hacia sí misma u otras personas, indicó, es cuando es necesario buscar ayuda profesional.