buscar noticiasbuscar noticias

Depósitos de chatarra, la pernocta de urbanos

A decir de los concesionarios, la problemática no es menor y se debe a la falta de atención de las autoridades

Los centros de pernocta de las distintas líneas de autobuses urbanos que operan en Ciudad Obregón, han encontrado un destino que poco a poco impacta la mancha urbana del Municipio, desde el aspecto estético por la mala imagen que ofreceny probablemente de impacto ecológico para los habitantes de las colonias que se encuentran a su alrededor.

Depósitos de chatarra, la pernocta de urbanos

En un recorrido efectuado la mañana de ayer, se pudo comprobar que los encargados de los centros de pernocta, por motivos de merma en sus utilidades poco a poco han ido convirtiendo esos sitios en depósitos de chatarra y de "canibalización".


Les han quitado asientos, piezas de carrocería útiles y piezas mecánicas con las que se refacciona a las escasas unidades que aún dan servicio en Cajeme, se detectó.

En Obregón se cuenta con dos de estos centros, uno ocupa el lugar donde alguna vez operó un tianguis por la calle Jalisco casi con calle 300, frente a la colonia Miravalle.

En ese lugar se observan cerca de veinte unidades embancadas o desmanteladas y otras a las que se les hacen reparaciones mecánicas o de carrocería.

El segundo es un predio más grande, a la altura de la calle 5 de Febrero, entre Paseo Villa Fontana y Paseo Las Palmas, en la colonia Villa Fontana, donde el uso del predio es el mismo que en el primer caso, depósito de camiones.

En este sitio se puede apreciar que existen un centenar de unidades a medio desmantelar, a las que se ve claramente ya cumplieron con su vida útil y únicamente sirven para que se les retiren piezas que pueden ser colocadas en otros autobuses que todavía dan servicio a la comunidad.

A decir de los concesionarios locales afiliados a la central CTM en su más reciente protesta estatal efectuada el jueves de esta semana, la situación de contar con camiones con marcadas deficiencias tiene su origen en la falta de atención y escasos o nulos apoyos que las autoridades estatales de transporte de la actual y anterior administración le han dado a esta problemática. 

Y mientras el problema no se resuelva, para el usuario la situación es preocupante pues como las unidades cada vez son más escazas se alarga el tiempo de espera, otro punto es la seguridad para el viajero,además de que frecuentemente tienen fallas mecánicas que obliga a los chóferes a suspender el servicio, lo que a su vez hace que el usuario gaste más de su presupuesto en un servicio de taxi o Uber a fin de no llegar tarde a sus trabajo o cita médica.