buscar noticiasbuscar noticias

¡Qué miedo!: Nace en Tepito culto satanista al Angelito Negro

"El Chino" es padre de familia y crea un altar que involucra una figura sentada en medio de un gran pentagrama invertido; por un favor recibido

Una situación que priva en cada casa de seguridad que la Policía de la Ciudad de México "revienta" es el hallazgo de altares dedicados al Diablo y otros a la Santa Muerte; sin embargo, en Tepito nació un nuevo culto satanista: al Angelito Negro.

¡Qué miedo!: Nace en Tepito culto satanista al Angelito Negro
PUBLICIDAD

En el mero corazón del "barrio bravo", un hombre llamado Alexis, de 27 años y padre de familia, apodado "El Chino", preocupado porque su madre tenía cáncer, le ofreció cuerpo y alma al Angelito a cambio de que ella recuperara la salud, lo que ocurrió.

PUBLICIDAD

Ahora, a cambio del "favor" recibido, Alexis creó el nuevo culto, el cual está repleto de rituales y está simbolizado por un altar, erigido a aproximadamente 100 metros del más famoso templo de culto a la Santa Muerte.

Como parte del ritual, "El Chino" prende un puro y baña con el humo al Angelito Negro (vestido de negro y con grandes cuernos), el cual está sentado en un pentagrama invertido, que ocupa toda una pared del cuarto.

imagen-cuerpo

En la mano, Alexis lleva una torta, mientras que en la otra lleva un escapulario y un cigarro; a sus pies hay dinero, latas de cerveza, una copa, pizza, veladoras, sal, entre otros artículos, necesarios para, según él, "limpiar" el sitio de energías negativas; en las paredes contiguas al altar hay varias cruces invertidas.

El sitio del altar es un cuarto pequeño en una casa particular del bullicios barrio, célebre por su peligrosidad y por tener un enorme tianguis en donde se vende de todo.

"Yo le empecé a brindar culto al Angelito Negro desde que mi madre se puso mala, tuvo cáncer. Y le pedí y prometí que si él me ayudaba a que mi madre saliera del cáncer yo me entregaba en cuerpo y alma", dijo Alexis, delante del altar que protege y mantiene listo para los cultos.


PUBLICIDAD