buscar noticiasbuscar noticias

Cacha al marido viendo fotos de maestra y la culpa a ella

Madres de familia se quejaron de que la profesora de jardín de niños "enseña demasiado" en sus redes sociales

Una mujer atrapó en la mera movida a su esposo, quien estaba más que entretenido viendo fotografías de las redes sociales de la maestra de su hijo, por lo que se molestó y en vez de enfadarse con él, reclamó al plantel de que la docente enseñaba demasiado.

Cacha al marido viendo fotos de maestra y la culpa a ella

La mujer afectada es Arely, de 25 años de edad, joven y bella maestra de un jardín de niños en el Estado de México, quien ahora tiene que enfrentar la molestia de las madres de familia.


Sin embargo, la maestra no se quedó de brazos cruzados ante el reclamo, pues explica que al kínder jamás acude en short o falda, sino que viste pantalón y blusa, siempre con su mandil encima, además de que jamás le ha dado a ningún paterfamilia, ni alumno, su cuenta de Facebook.

Además dijo que, por su corta edad, los pequeños tienen cinco años y tampoco deben tener una cuenta de red social.

Entre las acusaciones que pesaron contra Arely, y por el que levantaron la queja ante las autoridades del kínder, fue que, al ser una maestra de menores, enseña mucho.

Sin embargo, cabe señalar que la profesora acude correctamente vestida para impartir clases a niños de preescolar, además de que ellos no tienen redes sociales, y que la molestia fue porque los únicos que han visto sus fotos son los esposos de las mamás, lo que les ha molestado.

Asimismo, la profesora señala que las fotos que pone está de vacaciones y al compartirlas es porque son tema personal, que en nada se relaciona con su desempeño profesional.

Y el debate en redes se abrió, pues mientras unos dicen que los infantes de preescolar no deben tener redes sociales; otros que el ser maestro es compromiso 24/7, por lo que se debe ser respetado y respetable; en tanto que otros cuestionan en qué momento se faltó al respeto a las madres, a quienes calificaron de envidiosas y argüenderas.