buscar noticiasbuscar noticias

Estalla la violencia al sur de Obregón

La colonia 410 y el fraccionamiento San Gabriel fueron escenario de un par de balaceras que dejaron varias víctimas

A tan solo unas horas de que se anunciara una disminución de homicidios en Cajeme, se registró un par de balaceras en el sector sur de Ciudad Obregón, situación que perturbó aún más la percepción de inseguridad en el municipio.

Estalla la violencia al sur de Obregón
PUBLICIDAD

ASESINAN A CICLISTA EN LA 410

PUBLICIDAD

El primer caso fue reportado a la línea de emergencias a las 19:30 horas en la esquina de las calles Saltillo y Paseo Miravalle, en la colonia Sóstenes Valenzuela Miller, o también conocida como 410.

La víctima es un hombre, quien se desplazaba en una bicicleta cuando fue atacado a balazos.

Personal de Cruz Roja le brindó primeros auxilios y lo trasladó a un hospital, donde falleció a causa de las severas lesiones.

BALACERA EN SAN GABRIEL: DOS HERIDOS Y UN MUERTO

imagen-cuerpo

Minutos después, el código rojo volvió a activarse luego de que se reportaran detonaciones de arma de fuego en la tercera etapa del fraccionamiento Misión San Gabriel, a espaldas de la Unidad de Seguridad y Servicios Integrales (USSI) Sur, la cual alberga una delegación de Policía.

En la banqueta de una casa de la calle Franciscanos y Montebello, las autoridades se encontraron a una pareja con heridas de bala, por lo que se solicitó la presencia de paramédicos.

Se trata de Wilfrido C. C., de 34 años, y Leija Dinora O. L., de 27, quienes quedaron bajo observación.

Al inspeccionar la vivienda, fue localizada en la sala una tercera víctima, la cual no presentaba signos vitales.

Se trata de un hombre de aproximadamente 30 años de edad, delgado y de tez morena, quien vestía pantalón de mezclilla azul claro, camiseta de tirantes gris y tenis de color blanco con gris y negro.

SIN RASTRO DE LOS AGRESORES

El personal de la Fiscalía General de Justicia en el Estado (FGJE) de Sonora se hizo cargo de la recolección de indicios, así como del traslado de los cuerpos a la morgue, para la autopsia de rigor.

Asimismo, el personal investigador se entrevistó con los heridos a fin de obtener más información sobre los atacantes; además, les brindó custodia policiaca.

Por su parte, agentes de las distintas corporaciones “peinaron” los sitios donde se registraron las balaceras, pero no encontraron rastros de los gatilleros.


PUBLICIDAD