buscar noticiasbuscar noticias

Compra auto en agencia y era robado; lo meten al "bote"

El joven no entiende cómo fue que una empresa seria en México le vendió un auto 2018, facturado como 2019

Con mucho esfuerzo, y siendo el vehículo que le gustaba, un joven ingeniero industrial compró un automóvil usado en una agencia; sin embargo, a los días de circular en él fue detenido: el auto resultó que tenía carpeta de investigación abierta por robo.

Compra auto en agencia y era robado; lo meten al bote

El afectado es un hombre llamado Juan Manuel, de 28 años de edad, quien señala que la agencia automotriz que le vendió el Mazda 2, modelo 2019, en color azul, en 259 mil pesos, es KIA Satélite.


De acuerdo con el relato del joven, señala que además de ello, para ponerlo a su gusto y con mejores medidas de seguridad, le invirtió otros 15 mil pesos.

La empresa ayudó al ingeniero a registrarlo a su nombre, así como a dejarlo listo para que saliera directo a la calle.

Sin embargo, un día en que se le ocurrió circular por Viaducto, en la Ciudad de México, agentes de Tránsito lo detuvieron para una revisión.

El resultado: engomados falsos, verificación falsa y número de serie falso; además, contaba con reporte por robo en una carpeta de investigación abierta.

Juan Manuel explicó que le resultó increíble el hecho de que los agentes, en todo momento, le brindaron información en torno al automóvil, junto con la Oficina Coordinadora de Riesgos Asegurados, por el hecho de venderle un vehículo en esas condiciones.

Lo que más incrédulo dejó a Juan Manuel fue el hecho de que, sin saberlo, lo trataron como a delincuente, pues fue esposado y metido en los separos, donde permaneció 30 horas sin comer, sin dormir, en un sitio plagado de insectos, y del cual salió con ayuda de un abogado.

"Efectivamente, el auto fue robado en el 2021 y ahora está bajo resguardo, y yo perdí el auto y las cosas que llevaba en él", refiere el joven.

Una vez fuera, el joven acudió a la agencia que le vendió el carro, a fin de que se responsabilizaran de haber vendido un auto robado, aunado al hecho de que le entregaron una unidad modelo 2018, pero facturada como 2019.

En cuanto a los pagos, KIA México y Grupo Alden sólo quieren pagar el valor del auto, pero sin tomar en cuenta lo que él le ha invertido, pues además de la detención, no cubren el kit de seguridad, llantas, rines, audio, limpia parabrisas y faros.

Asimismo, no quieren cubrir daños secundarios, como arresto, días de trabajo perdidos y demás artículos pagados, además de los honorarios del abogado.

Y, por si eso no fuera suficiente, ahora tiene secuelas de la amarga experiencia, pues desde ese momento sufre de insomnio, tiene constante dolor de estómago, de espalda y de cabeza, aunado al estrés provocado por un problema legal que no provocó.