buscar noticiasbuscar noticias

Partido, el PT

En el Partido del Trabajo en Sonora, están mas enredados que una sopa instantánea. Dan pena ajena.

Y aún así pretenden que la sociedad vote por ellos. Como si no se supiera todo el desastre que traen al interior de su partido y que, aunque no quieran, se refleja muchas veces en su actuar público.

Son tantos sus desencuentros que sus propios diputados andan enemistados, unos en apoyo al grupo de Ana Gabriela Guevara y otros bajo la guía de Rodolfo Lizárraga Arellano, de Guaymas.

El suceso del pasado martes los exhibió. Resulta que en la Gaceta Parlamentaria estaba inscrito un tema que supuestamente iba a presentar ante el pleno el diputado cajemense Orlando Salido Rivera.

En el documento oficial se alcanzó a leer, antes de su modificación, que el posicionamiento se llamaríaLa voz negativa e irregular de las feministas”.

Solamente con ese nombre, la intervención estaría destinada al fracaso, pero, según relata el legislador, al saber de qué se trataba, decidió no subir al pleno porque supuestamente fue un asesor el que, por sus pantalones, agregó este punto.

Es decir, con toda la gravedad que ello implica, los diputados ni siquiera conocen lo que habrán de leer sino hasta que están a punto de hacerlo. Grave error.

Primero, porque demuestra incapacidad del legislador para deslizar en el papel sus ideas en torno a un tema en específico y, segundo, porque son otros los que hacen prevalecer sus pensamientos como si fueran las de determinado grupo parlamentario.

Mas pronto que inmediatamente, el PT condenó a Salido Rivera en un comunicado:

El Partido del Trabajo en Sonora se deslinda y reprueba el posicionamiento del diputado Orlando Salido Rivera, dado a conocer en la Gaceta Parlamentaria del H. Congreso del Estado, ya que tal actuar no representa los ideales del PT.

Como Partido del Trabajo, reiteramos el absoluto apoyo a las mujeres que han luchado por sus derechos y seguiremos de su lado, así como lo hemos hecho en temas anteriores como fue la ley Olimpia y muchos otros; a su vez seremos responsables en la toma decisiones dentro del partido”.

Como Pilatos, el diputado cajemense reviró:

Esta mañana recibí la información directa de este asesor y me informó que mi participación estaba incluida en el orden del día, pero al tener conocimiento y saber de qué trataba el tema, de inmediato tomé la decisión de negarme a subir al pleno, por supuesto que no lo permití, me niego a estar en contra de los grupos feministas, de estos temas tan sensibles donde hay muchas víctimas de por medio; es por eso que esta persona, irresponsable e insensible, fue destituida de manera inmediata”.

Y su disgusto lo llevó al golpeteo por debajo de la mesa que ya con miras al plano electoral se vive en el PT y todos los demás partidos:

Hay personas atrás de todo esto, hay quienes nos quieren afectar porque saben a dónde vamos y lo que buscamos, es por eso que están buscando cómo lincharnos pero no lo lograrán; nosotros estamos más fuertes que nunca y digo nosotros porque somos todo un equipo los que estamos trabajando a favor de Cajeme y Sonora”.

El chiste ese de buscar la alcaldía cajemense por el PT, con toda la sinceridad del mundo, ni el mismo legislador se lo cree, pero de que causa hilaridad, no hay duda.

Lo preocupante de todo esto es cómo los partidos, desafortunadamente, son cada vez peores en su actuar y, sin embargo, los ciudadanos dependen de ellos para elegir a sus autoridades.

¿Hasta cuándo desaparecerá la partidocracia? Ojalá no pase mucho tiempo para ver pasar su funeral.

Comentarios: francisco@diariodelyaqui.mx