buscar noticiasbuscar noticias

¡Histórico!: Mexicano toca el piano en la cima del Éverest

Con la hazaña, el joven rompe récords del deporte y la música, e impone una marca difícil de igualar

El joven mexicano, Juan Diego Álvarez, rompió ocho récords mundiales y nacionales con una hermosa y difícil hazaña: escaló cuatro de las montañas más altas del mundo y tocó el piano en la más elevada: el monte Éverest.

¡Histórico!: Mexicano toca el piano en la cima del Éverest
PUBLICIDAD

Originario de Guadalajara, Jalisco, el joven de 19 años de edad se llevó también el récord de ser el más joven en escalar la Lhotse, además de tocar el piano en la cumbre del Éverest.

PUBLICIDAD

La pieza que ejecutó lo convirtió en una ejecución musical para la historia de la Humanidad, informó Enrique Alfaro Ramírez, gobernador de Jalisco.

Reiteró que Juan Diego rompió dos registros como la persona más joven en escalar ambas montañas en el primer intento, y se convirtió en el que más rápido lo ha hecho desde el campamento base y sin hacer rotaciones.

Orgulloso, el joven contó en su cuenta de Instagram que el 15 de mayo fue cuando ejecutó la pieza de piano en los 8 mil 848 metros de altura del Éverest.

Asimismo, contó que sólo le llevó 27 horas volver a subir a la Lhotse, la cuarta montaña más alta del orbe, que con sus 8 mil 516 metros de envergadura jamás mexicano alguno había emprendido semejante tarea.

Agradeció, especialmente, su compañero Nirmal Purja, un exmilitar y montañista de Nepal, quien cuando estaban en el "Paso de la Muerte” del Everest, el momento más crucial de toda travesía, encabezó al grupo sin necesidad de tanques de oxígeno.

“Fue un placer enfrentarme a estas enormes montañas. Tú y los chicos dieron tanta confianza en las situaciones más aterradoras. Esta vez escalar en la zona de la muerte fue otra cosa. Verte guiando y escalando sin O2 fue muy inspirador. Como siempre hicimos el trabajo hermano”, refirió.

Dio las gracias a quienes oraron por él, le enviaron mensajes y buenas vibras, pero en especial a sus padres, pues le acompañaron hasta el campamento base.

Finalmente, agradeció a toda su familia por estar siempre tan al pendiente de él; a sus amigos, a Inés su novia y a Dios, por darle la oportunidad. No me queda más que decir más que gracias”, concluye en el post.


PUBLICIDAD