buscar noticiasbuscar noticias

Desvío costará mucho

César Fraijo

Desviar el tramo del gasoducto de la empresa Infraestructura Energética Nova (IEnova) que atraviesa por territorio de la Etnia Yaqui, tendría un costo millonario, por ello el presidente Andrés Manuel López Obrador deberá llegar a un acuerdo con la empresa, comentó Jorge Vidal Ahumada.

Desvío costará mucho
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

César Fraijo

Desviar el tramo del gasoducto de la empresa Infraestructura Energética Nova (IEnova) que atraviesa por territorio de la Etnia Yaqui, tendría un costo millonario, por ello el presidente Andrés Manuel López Obrador deberá llegar a un acuerdo con la empresa, comentó Jorge Vidal Ahumada.

El secretario de Economía del Gobierno del Estado de Sonora aclaró que, aunque no es su tema, ellos estarían en disposición de llevar a cabo las gestorías y recordó que en la primera ocasión que buscó desviar la obra, tenía un costo de alrededor de 20 millones de pesos.

"La cantidad de kilómetros por la que atraviesa la comunidad yaqui son muchísimos, la verdad; debe ser un costo millonario y en ese sentido se tendrá que llegar a algún acuerdo con la empresa, porque esta tendría como consecuencia el tiempo de instalar de nuevo al gasoducto. Lo que es cierto es que el gas que llegaría a Obregón viene del Oro, Sinaloa, hacia el sur del Estado porque es el que baja desde Trascanadá ingresado de Chihuahua", expuso el funcionario.

Consideró que el gas este tiene que ir como estaba diseñado originalmente, de norte a sur, va a ser una acción que va a tomar tiempo y los acuerdos que se necesiten para que las cosas lleguen a su fin de una manera justa para todos. 

Cabe recordar que el pasado jueves, el mandatario firmó un convenio con la Tribu Yaqui en Vícam, Sonora, en donde entre otros acuerdos, se prometió desviar el trazo del tramo del gasoducto que pasa por sus tierras y agregó:

“No se les consultó. Se tomaron acuerdos en México, se hicieron negocios sobre todo con empresas particulares; aseguraron la venta de gas a la Comisión Federal de Electricidad, gas que dicho sea de paso no se necesita, pero se fueron sobre los contratos y sobre los negocios; el lucro. Entonces se firmaron contratos entre estas empresas y la CFE para la compra de gas y la construcción de estos gasoductos, contratos -la verdad- leoninos. Muy buenos, muy jugosos para las empresas, muy malos para Hacienda Pública”.


PUBLICIDAD