buscar noticiasbuscar noticias

Cae empleada bancaria tras suicidio de cliente al que le robó sus ahorros

Gerardo se quitó la vida al verse imposibilitado para denunciar ante una autoridad debido a la pandemia; la mujer tuvo como cómplice a su pareja sentimental para robarle al jubilado un millón 010 mil pesos ahorros de toda la vida

Después de que se supiera que un sexagenario jubilado se quitó la vida un 24 de febrero porque le fueron robados todos los ahorros de su cuenta en Banco Azteca, la responsable y su cómplice en el ilícito ya están ante la justicia.

Se trata de Abigaíl y su pareja identificado como Ricardo, ambos de 31 años de edad, quienes ya están ante la autoridad por haber sustraído un millón 010 mil pesos de la cuenta de Gerardo Morfín, de 62 años, y quien ante la impotencia de acudir ante un juez, pues la pandemia estaba en todo su apogeo, decidió suicidarse.

Cae empleada bancaria tras suicidio de cliente al que le robó sus ahorros
PUBLICIDAD

Pero a su lado dejó una carta póstuma y unos estados de cuenta en que aparecía la sustracción de la fuerte cantidad.

Noticia Relacionada

PUBLICIDAD

A raíz de ello, un familiar de don Gerardo denunció ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEDOMX) el incidente, por lo que se abrió una carpeta de investigación.

De acuerdo con la indagatoria, Abigaíl laboraba en la sucursal de Banco Azteca del municipio de Huehuetoca; hasta ese lugar acudieron los investigadores, quienes detuvieron a la mujer y a su pareja, quienes al momento de su arresto tenían en su poder 21 tarjetas de débito propiedad de la institución bancaria.

Fueron remitidos ante el Ministerio Público, donde se inició siguió la pesquisa por el delito de falsificación y uso indebido de títulos al portador".

Además, se encontró que en 2019, los detenidos planearon hacerse del dinero de la cuenta de una persona de la tercera edad de 62 años.

imagen-cuerpo

Para ello Abigaíl citó a Gerardo en el banco, para descargarle una app en su celular, pero en vez de ello, la bajó en un teléfono que la mujer había adquirido; luego, abrió una cuenta a nombre de una persona muerta y 10 días después descargó la aplicación del banco en otro móvil que sí era suyo.

El 29 y 30 de diciembre la mujer traspasó los fondos de la cuenta de Gerardo en 2 depósitos: uno por 610 mil pesos y otro por 400 mil, a la de la fallecida.

Posteriormente, el dinero fue transferido a una cuenta de la que Ricardo, pareja de la empleada de Banco Azteca, es titular.

Cuando la víctima se enteró de que su cuenta había sido vaciada, intentó denunciar lo ocurrido, pero por la pandemia no le atendieron y, finalmente, como no contaba con dinero para nada, ni con familia propia, decidió suicidarse el 20 de febrero de 2020.

imagen-cuerpo

La pareja fue enviada al Centro Penitenciario y de Reinserción Social, donde quedaron a disposición de un juez; ya fueron vinculados a proceso por falsificación y por las 20 tarjetas de débito que les hallaron, así como por falsificación y utilización indebida de títulos al portador, y fraude por haber obtenido un millón 010 mil pesos de la cuenta de un cliente.

Ante todo lo ocurrido, Banco Azteca colaboró con la Fiscalía para el esclarecimiento de lo ocurrido e implementó protocolos para evitar que hechos como éste se repitan.