buscar noticiasbuscar noticias

Queda en la ruina tras participar en sitio de citas online

Una mujer de 50 años fue estafada por un hombre a quien nunca conoció personalmente, a quien le envió 157 mil dólares

Rachel Elwell, una mujer británica de 50 años fue víctima de estafa por parte de un hombre, al ser contactada por este en el mes de enero en un sitio de citas online.

Tras recibir una invitación del hombre, ella lo aceptó y comenzaron a hablar. “Parecía que le gustaban las mismas cosas que a mí y sonaba como una persona abierta y genuina”, declaró.

Queda en la ruina tras participar en sitio de citas online
PUBLICIDAD

La mujer refiere que nunca imaginó que la historia de amor terminaría convirtiéndose en una pesadilla, pues el hombre al que nunca conoció personalmente terminó estafándola con 157 mil dólares, por lo que quedó prácticamente en la ruina.

PUBLICIDAD

Según lo declarado por ella, él le contó que vivía en una localidad cercana, pero estaba radicando en Ucrania, en un proyecto de ingeniería.

Después de un tiempo, el hombre le dijo que las leyes de ese país habían cambiado por la pandemia por Covid-19, por lo que tenía que pagar impuestos para empezar a trabajar.

Le dijo que había hecho uso de sus recursos de sus fondos de pensión, había vendido su automóvil y tuvo que recurrir a un prestamista para conseguir dinero y empezar a trabajar.

Incluso, el hombre le envió una copia de una carta del fisco ucraniano en la que le exigían 160 mil dólares para permitirle trabajar.

La mujer le envió 62 mil dólares, pero tiempo después el hombre le dijo que el prestamista al que había acudido le había enviado 2 matones, quienes llegaron a su casa y lo encerraron en el sótano para obligarlo a pagar la suma que les adeudaba.

 “Cuando me dijo que su vida estaba en peligro y no supe de él, pensé que lo habían asesinado. ¿Te imaginas sentirte responsable de que alguien viva o muera?”, declaró Rachel.

Días después el sujeto le informó que lo habían liberado pro que le habían quitado su pasaporte y se lo regresarían cuando él pagara los intereses de la deuda, por lo que la mujer le envió nuevamente dinero.

Rachel y su enamorado desconocido habían quedado de verse personalmente el 16 de marzo, pero en esa fecha ella recibió un correo de supuestos funcionarios del aeropuerto que le informaban que lo habían detenido. Rápidamente se dirigió a oficiales de la Fuerza Fronteriza, para averiguar qué sucedía, pero ellos le informaron que se trataba de una estafa.

Rachel se dirigió a la casa en la que supuestamente el hombre vivía con su hija y su ama de llaves, y comprobó que en realidad todo había sido una mentira.

Las autoridades informaron que este tipo de estafa es conocida como “catfishing” (pesca de bagres), la cual ocurre cuando se crea un perfil falso en redes sociales o sitios de citas con el fin de estafar a alguien.