buscar noticiasbuscar noticias

La brutalidad del régimen Talibán: perros comían carne de mujer

Afgana expone el terrible castigo al que fue sometida por los milicianos; y todo porque la delató quien debía amarla y protegerla

El temor respecto a que los talibanes retomaran el control de Afganistán se consumó el domingo 14 de agosto, cuando entraron a la capital, Kabul, y se instalaron en el palacio de gobierno.

Las escenas de miles de personas desesperadas por huir del país han inundado las redes sociales, y en ellas se ve a personas que se subieron al fuselaje de un avión militar, y muchos de ellos cayeron en pleno vuelo.

La brutalidad del régimen Talibán: perros comían carne de mujer
PUBLICIDAD

Las escenas de miles de personas desesperadas por huir del país han inundado las redes sociales, y en ellas se ve a personas que se subieron al fuselaje de un avión militar, y muchos de ellos cayeron en pleno vuelo.

PUBLICIDAD

También se vivió el caos en los aeropuertos, donde padres aterrorizados entregan a sus bebés a militares extranjeros para que los libren de las garras talibanas y puedan tener una oportunidad de vida.

Sin embargo, quienes sobrevivieron al régimen, cuentan historias que respaldan por qué las personas desean huir de suelo afgano, pues ya empezaron las primeras represiones, al tapar fotografías de mujeres en negocios, como salones de belleza, y el pánico a que reinstalen la Ley Sharia, que impide vulnera todos los derechos de las féminas.

Ese terror lo vivió en carne propia Khatera, una mujer de 33 años y que desde su refugio, en India, explica qué fue lo que vivió.

Narra que en el 2020, cuando los talibanes tomaron el control de su tierra, Gazni, su padre la delató por no seguir la referida Sharia.

Entonces estaba embarazada, cosa que a los talibanes no les importó, porque primero le sacaron los ojos y después le dispararon en ocho ocasiones: ella sobrevivió, pero su bebé no.

Asimismo, cuenta que el régimen es de terror para las mujeres, quienes primero son torturadas, después asesinadas; finalmente, sus cadáveres son descarnados y exhibidos.

Luego de ello, continúa Khatera, no conforme con ello, los milicianos toman los trozos de carne humana y se la dan de comer a los perros.

“No sólo matan a las mujeres, hacen que animales como los perros se alimenten de los cuerpos”, señaló.

También dijo que otras atrocidades que cometen en contra de las féminas son castigos corporales, como latigazos.

Tras recuperarse, Khatera huyó del país y se refugió en Delhi, India, donde ha permanecido y espera no volver jamás.

Asimismo, señala que cuando el gobierno era apoyado por otros países, las mujeres recuperaron su dignidad.

“Bajo el Gobierno instalado por una coalición de países como EU, Gran Bretaña y Francia, las afganas podían ir a la universidades”, concluyó.


PUBLICIDAD