Article inline ad

Más que ayudar a Sergio Pablo Mariscal Alvarado a realizar un buen gobierno, el gerente de la Central Camionera de Ciudad Obregón, Omar Serna Córdova, le ha restado muchos puntos favorables, al verse envuelto en diversos escándalos.

El más reciente, la denuncia de que ha sido objeto de extorsión de parte de dos personas, una de ellas suplente de regidor, a las que acusó ante las autoridades y fueron enviadas a la Fiscalía de Justicia.

Antagonista del actual alcalde para la nominación de candidato en 2018, inició su historia en el gobierno municipal en el equipo del primer círculo, bajo la promesa de que sería el próximo aspirante de Morena a la Presidencia Municipal.

Ni siquiera llegaban al año de gobierno y fue cambiado a la Central Camionera. Unos señalan que por diferencias con otros integrantes del gabinete y, otros, que como estrategia para iniciar desde la terminal una campaña de posicionamiento rumbo a la candidatura, sin importar el uso de recursos públicos.

Lo cierto es que desde su nueva posición, pronto dio de qué hablar pues comenzó a aparecer en los medios de comunicación incluso en mayor medida que el propio Presidente Municipal, que en definitiva está mas expuesto a los reflectores que la gerencia de la Central Camionera.

Esa situación llamó la atención de los regidores y pronto se dieron cuenta de que desde la terminal se operaba una Coordinación de Comunicación Social paralela a la de Presidencia Municipal. Y, por supuesto, los números de la paramunicipal, que nunca había sido deficitaria, se volvieron de color rojo.

Si bien las finanzas estaban mal, el funcionario no dejaba de aparecer y cuando ya no pudo destinar recursos a sus “medios afines”, pronto él se convirtió en columnista, al grado de grabarse videos para que aparecieran en las redes sociales, alentado por la idea de que será el candidato a la alcaldía.

Cuando apareció una supuesta encuesta en el sentido de que la esposa del Presidente Municipal estaba mejor posicionada que él con rumbo a la candidatura, Serna Córdova arreció el paso y ofreció a varios comunicadores apoyo económico con tal de que lo respaldaran con “buenas noticias” de la central.

Hay dos personas a las que considera la piedrita de sus zapatos, y a las cuales asocia con el regidor Rosendo Arrayales Terán, pues han estado publicando en redes sociales diversos comentarios contra la administración de la Central Camionera.

Con alguna maniobra o tal vez con alguna real amenaza de extorsión, no se sabe, y de ello habrán de encargarse las autoridades investigadoras, Serna Córdova aparentemente se ha quitado de encima a dos de sus críticos.

Pero en las redes sociales algunos de sus “seguidores” han lanzado la amenaza de denunciar a una red de comunicadores que supuestamente lo han estado extorsionando.

Ojalá y lo haga porque es tiempo de acabar ya con la aparición de personas que se hacen pasar como periodistas pero que con sus acciones denigran al gremio. Y, lo peor, la presente administración municipal los ha cobijado con tal de ganarse unos “like”.

Pero si acaso el gerente de la terminal solamente ha inventado sus acusaciones, pues que también sea juzgado para terminar de una vez por todas con las simulaciones en todos los sentidos.

Y, sobre todo, ojalá y lo obliguen a clarificar el uso de los recursos de la Central Camionera. De otro modo, esa cuarta transformación seguirá como más de lo mismo solo con el cambio de partido en el poder.

Comentarios: [email protected]