Article inline ad

José Gerardo Flores Corral nunca imaginó que al estar cumpliendo con su trabajo de taxista su vida daría un giro drástico, al grado de tenerlo postrado en una cama.

Trascurría el 5 de febrero de 2020, cuando Gerardo iba finalizar su jornada y una persona le solicitó el servicio.

Tras cumplir con el viaje y llegar al destino en la colonia Las Haciendas unos sujetos armados estaban esperando a la persona que pidió el pasaje para asesinarlo, al cual acribillaron cuando este bajó de la unidad; sin embargo, la ráfaga de los proyectiles alcanzó la humanidad de Gerardo, el cual estaba en el interior del carro de alquiler, quien quedó gravemente herido, siendo una víctima colateral del atentado.

Gerardo tuvo que ser intervenido de inmediato porque su vida agonizaba. En primera instancia fue atendido en el Hospital General y después trasladado al Seguro Social, donde se debatió entre la vida y la muerte.

Las secuelas que sufrió son notorias, pues no puede mover sus piernas al 100 por ciento, usa pañal, su brazo izquierdo está dañado y su día a día lo pasa ligado a una cama.

Para recobrar la movilidad ocupa de una operación, pero ante el escenario del Covid-19 la intervención se pospuso, por lo que Gerardo tuvo que salir del nosocomio. Actualmente está en su casa y su familia está al pendiente en todo momento de él.

“Ojalá la gente nos pueda ayudar porque necesita una operación, el medicamento que le damos es caro, además es diabético, se le agradecería a la gente que nos pueda echar la mano”, expresó con semblante triste Dora Alicia Corral, quien es tía del joven de 31 años perjudicado.

La señora indicó que la operación por fuera tiene un valor de 250 mil pesos, por lo que pide se pueda volver a programar en el Seguro Social, ya que tal monto está fuera del alcance económico de la familia.

En la posición en la que encuentra las piernas se le engarrotaron, por lo que necesita respaldo de terapias, las cuales tienen un costo de 500 pesos.

La situación económica de su familia complica que pueda tener el tratamiento que necesita. Los medicamentos son caros y Gerardo no recibe ningún ingreso, pero él ansia volver a caminar y llevar la vida que tenía antes, para ello requiere de atención médica y colaboración de la ciudadanía para salir bien librado del episodio amargo que está pasando, donde cuenta las horas acostado en la cama y en su mente se vienen recuerdos que le generan nostalgia y le crean incertidumbre por saber si volverá a ponerse de pie.

Los familiares de Gerardo proporcionaron el número de cuenta Bancomer 4152 3135 4382 7484 para aquellas personas que deseen apoyar o también pueden comunicarse a los celulares 6441 32 74 86 0 al 6444 57 69 26 para solicitar mayor información.

De esta manera Gerardo representa una persona afectada que anhela y vislumbra retornar a la vida habitual que llevaba antes.