Article inline ad

La presentadora refiere que el programa sería de felicidad, pero algo se rompió, pues empleados y extrabajadores se quejaban del ambiente nocivo; se abrió una investigación interna

Luego de una intenso bombardeo que le cayó a Ellen DeGeneres, por malos tratos dentro de su equipo de trabajo, la presentadora estadounidense pidió perdón.

Y es que tanto empleados, como excolaboradores, se quejaban del ambiente laboral “tóxico”, racismo y hasta acoso profesional que imperaba en el programa The Ellen DeGeneres Show.

“El día uno de nuestro programa, le conté a todos en nuestra primera reunión que The Ellen DeGeneres Show sería un lugar de felicidad: nadie levantaría nunca la voz, y todo el mundo sería tratado con respeto”, escribió en una carta dada a conocer por un medio norteamericano.

Refirió que algo cambió y que se sentía decepcionada de que la idea inicial se haya pervertido. “Y por eso, lo siento. Cualquiera que me conozca sabe que eso es lo contrario de lo que creo y de lo que espero de nuestro show”, añadió

Se indicó que ya existe una investigación interna para acabar con el problema, y que el productor Ed Glavin sería uno de los que abandonen el programa.

The Ellen DeGeneres Show ha sido uno de los programas de entretenimiento más asiduos por los televidentes tanto de Estados Unidos, como de otras partes del mundo.