Article inline ad

El Ayuntamiento de Hermosillo aprobó el proyecto del Acuaférico basado en un dictamen con inconsistencias y datos falsos: volúmenes de extracción y captación de agua contrastan con datos oficiales, además, el costo inflado de la obra pública pone en manifiesto que el interés principal podría ser mover recursos económicos y no la sustentabilidad del Municipio.

Por: Michel Inzunza

Lo más delicado es la falsedad de datos que maneja el Ayuntamiento, pues según el dictamen la ciudad de Hermosillo cuenta con tres fuentes de abastecimiento de agua: pozos profundos del cual se obtiene el 65 por ciento; la Presa Abelardo L. Rodríguez que según ellos sacan el cinco por ciento y el Acueducto Independencia de donde obtienen el 30 por ciento del líquido, señaló Rodrigo González Enríquez.

Pero los registros públicos de derechos de agua para el organismo operador de Hermosillo establecen que de los pozos disponen un 26 por ciento; de la Presa Abelardo L. Rodríguez y El Molinito un 53 por ciento y del Acueducto Independencia sólo tienen autorizado un 20 por ciento, dijo el maestro en Administración de Recursos Hidráulicos y Acentuación en Tratamientos de Aguas.

Hay una diferencia entre el planteamiento que se les presenta a los regidores y los derechos que asisten a Hermosillo, dijo, en términos de que todavía el Acueducto Independencia está sujeto a que se resuelvan los juicios y saber si Hermosillo se quedará con esos derechos de agua:

“Están planteando extracciones muy superiores arriba de las que ya tienen en aprobación temporal”, indicó el doctor en Ciencias de la Tierra con especialidad en Aguas Subterráneas, Universidad Nacional Autónoma de México.

De acuerdo con el registro público de derechos de agua, la ciudad de Hermosillo -a través de su organismo operador de agua- cuenta con 78 millones de metro cúbicos anuales de agua subterránea (pozos) pero ellos dicen que en pozos tienen un 65 por ciento, cuando en realidad tienen el 26 por ciento en títulos de asignación y concesión, informó el académico del Instituto Tecnológico de Sonora.

MÁS PRESAS

Además tienen asignados 160 millones de metros cúbicos de agua superficial del sistema de presas Abelardo L. Rodríguez- El Molinito y otros 60 millones de m3 de agua anuales equivalentes al 20 por ciento del agua superficial proveniente del trasvase de agua entre la cuenca del Río Yaqui al Río Sonora.

El dictamen informa que las presas Abelardo L. Rodríguez y El Molinito están prácticamente secas y que el volumen promedio de captación del Río Sonora, del 2013 al 2018, fue de casi ocho millones de m3 anuales, dijo.

Pero de acuerdo con el Diario Oficial de la Federación los datos no coinciden. En 2013, el volumen anual de escurrimientos en la subcuenca Río Sonora 1 fue de 130.59 millones de m3; de la subcuenca Río San Miguel fue de 34.93 millones de m3, de la subcuenca Río Sonora 2 fue de 76.15 millones de m3 y de la subcuenca Río Sonora 3 fue de 170.26 millones de m3.

“En 2016 el Volumen medio anual de escurrimiento de la subcuenca Río Sonora 1 fue de 124.32 millones de m3; de la subcuenca Río San Miguel fue de 33.242 millones de m3; de la subcuenca Río Sonora 2 fue de 78.933 millones de m3 y de la subcuenca Río Sonora 3 fue de 123.217 millones de m3”, informó.

En 2016 ellos reportan un volumen en la cuenca del Río Sonora de 124 millones de m3; en el Río San Miguel de 33 millones de m3 y en el Zanjón 78 millones de m3: “En total 123 millones de m3, pero ni un dato ni otro es cierto: el problema es que plantean que las presas están secas cuando ambas andan con escurrimientos arriba de 100 millones de m3.

Respecto a estos datos concluimos que el volumen presentando en el dictamen no concuerda en nada con lo publicado en el Diario Oficial de la Federación, por lo que dichos valores carecen de total credibilidad y sustento, esa es la parte más delicada, que se plantea como información falsa.

NO CONCUERDAN DATOS

En cuanto al organismo operador de agua en Hermosillo se informa que los pozos profundos aportaron el último año 60 millones de m3; la Presa Abelardo L. Rodríguez ocho millones de m3 y el Acueducto Independencia 36 millones de m3 para tener una oferta total de consumo de 104 millones de m3.

Sin embargo en la página del organismo operador se establece que los usuarios utilizaron 134 millones de m3.

“Hay diferencias en sus propios datos, el dictamen contrasta con la información del organismo operador. Hay una inconsistencia en lo que reporta el dictamen y sus registros. En total una diferencia de 30 millones de m3”, indicó.

También hay inconsistencia en la demanda de agua, pues aseguran que en el último año el organismo operador ofertó 120 millones de m3, pero en realidad fueron 134 millones de m3 de acuerdo con lo información oficial que contabiliza la Comisión Nacional del Agua.

Con esos datos se concluye que Hermosillo tiene un excedente de 14 millones de m3, suficientes hasta el 2031. Por lo tanto la obra del Acuaférico no es urgente en los próximos años y todavía se puede planear y buscar financiamiento”, expresó.

OBRA INFLADA

En 2013 se aprobaron y se presupuestaron 120 millones de pesos para la construcción del Ramal Norte, hoy esta misma obra está licitada en 370 millones de pesos, aún si se considera la tasa de inflación, actualmente el Acuaférico debería costar 158 millones de pesos.

En el sexenio pasado la empresa Exploraciones Mineras del Desierto SA de CV fue la encargada de construir el Acueducto Independencia, en la actualidad se encargó de realizar el Manifiesto de Impacto Ambiental para el Acuaférico, dijo.

Es una realidad que la obra del Ramal Norte o Acuaférico se necesita, sin embargo, la fuente de abastecimiento no debe ser el Acueducto Independencia, tal y como lo propone el dictamen, añadió.

El Acuaférico está diseñado para dotar de agua al norte de Hermosillo, zona donde se ubican miles de hectáreas de uva y que hace una década no existían: “La realidad es que un solo productor de allá siembra 10 mil hectáreas y no quiere dejar de regar sus tierras para dar agua a los habitantes de Hermosillo”, señaló.

NO ENTIENDEN LA SUSTENTABILIDAD

En términos legales, una de las inconsistencias que se detectó en el dictamen avalado por los regidores es que contemplan como fuente de abastecimiento de agua al Acueducto Independencia, que a su vez se abastece de la cuenca vecina del Río Yaqui.

Esto indica que Hermosillo plantea sostenerse de una cuenca vecina y de esa forma considerarse sustentable, sin embargo, el concepto de sustentabilidad lo establece la Ley de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, dijo.

Según el estatuto, para tener un aprovechamiento sustentable, la utilización de los recursos naturales no debe atentar contra la integridad funcional y las características de carga de los ecosistemas de los que forman parte dichos recursos por periodos indefinidos.

La misma ley manifiesta que el aprovechamiento sustentable de los recursos naturales que comprenden los ecosistemas acuáticos debe realizarse sin afectar el equilibrio ecológico.

“Si ellos están requiriendo agua de otra cuenca, que es otro ecosistema, no es posible que se diga que tienen un aprovechamiento sustentable, puesto que no está en equilibrio.

“Ellos argumentan que solamente la cuenca del Río Yaqui está en equilibrio y que si se conectan a esa cuenca que es sustentable, ellos tendrán la sustentabilidad”, señaló.

Si realmente se desea una sustentabilidad se debe impulsar primeramente el reuso y la recirculación de las aguas, dijo, así como reducir la demanda de agua y complementar localmente el suministro, dijo, si se hicieran estas acciones de reciclaje no se necesitaría importar agua desde otra cuenca.

Otro dato tiene que ver con la captación del Acueducto Independencia, pues aseguran que se abastece de la cuenca del Río Yaqui, en la toma de la Presa Plutarco Elías Calles-El Novillo y que consideran una fuente 100 por ciento confiable, es decir que no existe posibilidad de escasez de agua, señaló.

COMPROMISOS

Pero el hecho de que la presa almacene agua no significa que el líquido esté 100 por ciento disponible para Hermosillo puesto que también tienen compromisos propios en Valle del Yaqui y con la Tribu Yaqui.

“La Ley de Aguas Nacionales establece que los títulos de concesión y asignación no garantizan la existencia y la invariabilidad de los volúmenes, ni aún para los usuarios de la cuenca del Río Yaqui, mucho menos para Hermosillo como un usuario más”, expresó.

No se debe argumentar que en la cuenca del Río Yaqui no existe la posibilidad de escasez de agua, añadió.

“Bajo qué análisis riguroso se llegó a esa conclusión. Curiosamente el sesgo de este diagnóstico es que quieren hacer creer que en Hermosillo no existe agua, que hay un volumen mínimo y que en el Río Yaqui el recurso está sobrante”, explicó.

El dictamen también toma como base un consumo de agua por persona de hasta 350 litros al día, pero según la Conagua, el promedio de uso para un clima seco extremo como Hermosillo es de 190 litros.

Concluimos que si Hermosillo busca ser sustentable debe reducir la demanda de agua, pues sus estimaciones de consumo son más del doble del recomendado por la Conagua, puntualizó.