Article inline ad

Desde las 4:00 de la mañana del sábado se inició con la inyección de agua en la Laguna del Náinari, proceso que se realizará de manera paulatina hasta el próximo jueves, tiempo en el que se verterán más de 800 metros cúbicos.

Por: Deniss Cabrera

Omar García López, director de la Promotora Inmobiliaria, señaló que la reducción del nivel de la “Novia de Cajeme” fue aprovechada para reducir la población de pez diablo, misma que en días anteriores se encontraba al cinco por ciento de su capacidad.

“Ya que concluya el llenado vamos a introducir 20 mil peces, de tilapia y carpa para con ello controlar la producción del alga”.

En la compuerta, explicó, se colocó un filtro para evitar el ingreso de peces o material sólido del Canal Bajo, lo que permitirá mayores niveles de oxigenación en el agua.

Recordó que el secado de la laguna formaba parte de un proyecto para erradicar al pez diablo, especie que se estuvo capturando con chinchorro por pescadores de la región, ya que este representa un problema para el ecosistema de la zona.

Desde el inicio de la pandemia, agregó, se detuvieron las inyecciones de agua al lago artificial, además de que poco a poco se extrajo el líquido por una de las compuertas que dan a los drenajes pluviales.