Article inline ad

El pasado 31 de diciembre, el humano tuvo su primera experiencia de contagio con el Covid-19. Wuhan, China, fue el lugar donde se originó el brote; una ciudad con más de 11 millones de habitantes. Era el inicio de lo que después se convirtió en pandemia y trajo consigo un nuevo estilo de vida basado en el confinamiento y medidas encaminadas a evitar que el virus siguiera contagiando gente.

Por: Oviel Sosa

Los hospitales se llenaron de infectados, y eso alarmó a las autoridades por no tener la capacidad humana y técnica para hacer frente al escenario, lo cual desató que solo se permitiera operar negocios que cubrieran las necesidades básicas de las personas, como lo es el rubro del alimento y así aminorar el nivel de contagios.

En ese contexto las empresas, negocios y establecimientos que no ofrecen servicios primarios tuvieron que cerrar.

En el Municipio de Cajeme no fue la excepción, y el comercio se vio obligado a acatar las pautas establecidas por el Gobierno ante la pandemia del Covid-19.

En el cuadrante que comprende las calles 200, Cajeme, California y Jalisco, se encuentran distribuidos dos mil 400 negocios de los cuales el 40% entra en el rubro de actividades no esenciales, lo que se ha traducido en más de dos mil millones de pesos en pérdidas, esto de acuerdo a datos proporcionados por el presidente de la Cámara de Comercio, Servicio y Turismo de Ciudad Obregón (Canaco), Jesús Nares Félix.

Estas cifras engloban el comercio formal, sin embargo, no contempla el comercio informal que también ha visto lacerados sus ingresos.

“Hay días que solo una boleada doy, que son 20 pesos”, comentó, Arturo Corona, quien lustra zapatos en la calle 5 de Febrero, entre Galeana y No Reelección.

Dentro de mencionada área se encuentra el Mercado Municipal de Cajeme, un lugar pujante para la economía del Municipio, el cual ha tenido que cerrar 200 negocios de los 375 que ofrecen servicios en dicho sitio.

“Solo las carnicerías, abarrotes, hierberas, dulcerías, puestos de comida, frutas y verduras permanecen abiertos”, informó, Luis Fernando Soto Carrillo, presidente del Consejo de Administración de Mercajeme.

En lo que respecta a la industria, el titular de Canancintra en Cajeme, Julio César Pablos Ruiz, indicó que la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación cuenta con 60 empresas afiliadas en el Municipio, de las cuales, nueve de ellas corresponden a servicios catalogados como no esenciales, lo que significó que dos mil 200 trabajadores se quedaran sin empleo en lo que respecta a la industria en general en Cajeme.

En números, los dos mil 200 empleados que fueron despedidos dejaron de llevar a sus hogares más de 20 millones de pesos por concepto de pago de nómina tan solo en el mes de mayo.

Por su parte, el transporte urbano significa un termómetro que registra la movilidad del grueso de la población de Obregón.

De acuerdo a datos recopilados con algunos concesionarios de camiones, antes de la llegada de la pandemia a la ciudad, circulaban cerca de 210 unidades diariamente, las cuales se distribuyen en las 15 líneas que operan en Obregón. Número que adelgazó notablemente pues hoy en día solo transitan entre 75 y 80 unidades.

El transporte urbano movía alrededor de 120 mil personas por día, de las cuales hoy registra un flujo de 25 mil usuarios. Punto importante para el descenso en el número de personas que usaban el camión fue que los estudiantes ya no acudieron a sus centros escolares, los cuales representan un 30 por ciento del total de pasajeros que contabilizaba el servicio por día.

Hablando de medios de traslado, en el Aeropuerto Internacional de Ciudad Obregón, las secuelas también se han dejado sentir, pues de las cuatro aerolíneas que ofrecían sus servicios antes de la pandemia, hoy en día dos de ellas permanecen abiertas, lo que se traduce en una reducción considerable en los vuelos que despegaban, ya que de 60 viajes que se efectuaban a la semana en la actualidad solo se llevan a cabo ocho.

El director del Consejo de Promoción Económica de Ciudad Obregón (Copreco), Francisco Obregón Elizondo, compartió que los destinos que atiende el aeropuerto son Guadalajara, Tijuana, Monterrey, La Paz, Los Cabos y Loreto, pero por la afectación del Covid-19 no se están realizando vuelos a Guadalajara y Monterrey hasta nuevo aviso.

Hasta el momento no existe una fecha para la reapertura de los comercios no esenciales. Las autoridades trabajan en base al llamado semáforo epidemiológico (instrumento de medición que determinará el retorno de las actividades no primordiales).

Se dará de forma gradual el escenario, mismo que está regido por el comportamiento del virus en cuanto al número de contagios, decesos y pacientes hospitalizados para regresar a la normalidad. Mientras eso sucede, la economía agoniza y requiere una inyección que asome una estabilidad. Visión que luce compleja por las estadísticas que siguen en aumento en cuanto al número de infectados por el Covid-19.