Article inline ad

Aunque no se rompió el record de las 152 personas ejecutadas en junio del 2019, este año Sonora se convirtió en un “campo de guerra”.

Por: Óscar García

De acuerdo con las estadísticas mostradas por el Comité Ciudadano de Seguridad Pública en Sonora, de los 94 homicidios dolosos de junio pasado, 89 fueron hombres, cuatro mujeres y una osamenta de la que no ha sido identificado su género.

Se presume que fueron dos feminicidios y una de las víctimas tenía un cargo en la Dirección de Seguridad Pública de Guaymas, afirma el documento.

Por municipios, Cajeme ocupó el primer lugar en homicidios dolosos, con 27, en tanto que en junio apareció Caborca con 18, al igual que Hermosillo. En Guaymas fueron 16; en Empalme, 8; en Nogales, 4; en San Luis Río Colorado, 2; y en Bácum, 1.

Como presuntas causas de muerte, 65 de las víctimas fueron ejecutadas con armas de fuego y ocho con arma blanca, además de tres con signo de violencia y dos con restos mutilados, se indicó.

De asfixia por sofocación, tortura, decapitado, en estado de descomposición, quemado y golpeado con un bat, se especificó, fueron un fallecido por cada una de esas causas.

El día más violento de junio fue el 20, cuando arribara un grupo armado a Caborca y mató a 12 personas en pocas horas, supuestamente porque dos grupos delictivos “pelean” por el territorio.

En redes sociales circuló un video que mostraba al menos 10 cuerpos en plena carretera, ensangrentados, mientras que otros cuatro cuerpos estaban dentro de una caja de un camión refrigerado.

Este año, la forma de ejecución aumentó con las armas cortas, ya que en el 2019 se usaban más las armas largas y hace un año en Ciudad Obregón, un niño de tan solo cuatro años perdió la vida en un ataque armado, en el cual murió el abuelo y una niña resultara herida por esquirla.

En Guaymas y Empalme se registraron algunos hechos en los que arrojaban personas muertas o lesionadas desde vehículos.

Aunque los operativos de la Policía Estatal y Guardia Nacional han dado resultados en disminuir el tráfico de drogas, recuperar vehículos robados y arrestar a narcomenudistas, las ejecuciones han seguido presentándose.