Article inline ad

Deshidratación, golpes de calor y otras afectaciones a la salud han sufrido usurarios del transporte público por las altas temperaturas que se han registrado y por el desuso del aire acondicionado en los autobuses de rutas urbanas.Por: Jesús Alejandro Quintero

 


Inés González Rangel, vecina de la colonia Sop, aseguró que un hermano de ella sufrió deshidratación después de viajar en autobús hace alrededor de tres días, debido a que el calor era insoportable y la unidad no tenía refrigeración y las ventanas no servían.

“Llegó deshidratado a la casa, bien malo, tuvimos que llevarlo al doctor porque parecía que se nos iba a desmayar. Nos comentó que hacía mucho calor en el camión y más a las 2:00 de la tarde y para amolarla más que las ventanas de abajo no funcionaban”, explicó.

Detalló que el recorrido del centro a su casa es de alrededor de 20 minutos, mientras que hay ocasiones que tarda más por las constantes paradas que suelen hacer los camioneros, lo cual fue determinante para que sufriera la deshidratación.

Por otro lado, Manuel Méndez Verdugo comentó que le ha tocado ver cómo las personas llegan al mercado casi desmayadas por aguantar las altas temperaturas de los camiones, ya que son pocos los cuentan con aire acondicionado.

“En una ocasión tuvieron que venir los paramédicos para reanimar a una señora que llegó muy mal por viajar en el camión, se acostó en las bancas y la tuvieron que reanimar porque no aguantó el calor de la tarde”, exteriorizó.

Afirmó que hay algunos autobuses que sí cuentan con el servicio de refrigeración; sin embargo, los choferes no los encienden para ahorrarse gasolina, ya que prefieren que sufran los pasajeros.

“Me han dicho los camioneros que son órdenes de no prenderlos, porque no creo que ellos la pasen bien por andar todo el día en el calorón manejando. Han sido muy insensibles con tal de ahorrarse unos pesos de combustible”, puntualizó.