Article inline ad

Siempre he pensado que sería de mí sin el Rock & Roll; es mí fuente de inspiración, de desahogo, de motivación y de muchas otras cosas que en verdad me agradan, como son el conocer gente, historias de todo tipo, términos, símbolos y un largo etcétera.

El rock es esa música nacida en el seno de una familia humilde y lastimada, como fueron las familias de afroamericanos que llegaron a cultivar los campos de algodón del sur de los Estados Unidos, haya por los mil ochocientos y tantos.

Realmente ahí nació el Blues, pero luego se casó con el ritmo y engendraron el Rock & Roll, y el mundo fue otro.

Luego los occidentales lo tomaron como suyo, lo cultivaron y lo llevaron por el mundo. Lo demás es historia. Es una cultura- tradición que ha marcado la pauta en el mundo, y lo mismo ha rebelado como ha conciliado. Llegó hasta el Vaticano y fue el Papa Juan Pablo II quien organizó eventos con músicos como Bob Dylan, entre otros, para causas nobles. La reina Isabel conmemoró sus 50 años de reinado con un enorme concierto de algunas de las más grandes leyendas del rock, en los jardines de su Palacio, en Inglaterra.

El rock ha estado, y lo seguirá estando en los encabezados en todos los medios de comunicación del mundo. Ha sido censurado, reprimido, vetado, explotado, pero también ha sido muy bailado y escuchado.

Por supuesto, que nuestra ciudad no se ha mantenido ajena a este género musical y durante años se ha tocado en muchos lugares, claro, no es tan popular como otros ritmos, pero ha estado presente y casi, casi en cada familia cajemense, de Sonora y de México, hay alguien que le gusta esta música.

Yo, por azares del destino, viví parte de mi niñez en Mexicali Baja California, y desde niño, por fortuna, a breve de las fuentes sagradas del Rock & Roll, y algo de jazz y música popular mexicana. Por ese de tiempo viviendo en la frontera con California, en los setentas, y con hermanos mayores, me toco crecer con ese estilo musical, que me ha influyó de tal manera, que he trabajado por años en estaciones de radio, periódicos, revistas, realizando eventos, y lo que he podido para difundirlo, ya que he encontrado en este género un sinnúmero de satisfacciones, además, porque me queda muy claro que el rock es cultura.

Fui de esos niños que desde siembre tuve el deseo de tocar la batería y la guitarra, pero también fui de esos que se auto limitaron pensando, no, yo no soy músico, yo nunca podré tocar, por supuesto que también escuchaba a los demás que me decían, tú no eres músico; los músicos son harina de otros costal; olvídalo, y así pase gran parte de mi vida, escuchándolo pero con un fuerte deseo reprimido por tocarlo, hasta que un día, hace unos veinte años, el destino puso ante mi una oportunidad, pues mientras visitaba por asuntos de trabajo a Ramón Parra, me di cuenta que en su casa tenía una batería Mapex negra arrumbada, con platillos Zildjian y al verla arrumbada le pregunte que si me la vendía. Me dijo que sí, de inmediato, pero fiada por un mes mientras me desengañaba viendo si podía tocar e iba y se la pagaba y si no se la devolvía, y también me dijo que sí, bueno, dame un mes para desengañarme y entonces vengo y te la pago. Y ni tardo ni perezoso me llevé la batuca como pude en mi carrito y comencé a tupirle. Desde entonces han pasado algunos años de aprender algo, no mucho, pero algo, y me di cuenta que todo lo que había practicado con los mesabancos en la primaria, secundaria, prepa y en la carrera, —por cierto en la carrera y en la prepa recibí diploma como “el mejor baterista del salón” de eso diplomas de broma que te dan— tomé algunas clasecillas por ahí, total que para no hacerla muy larga, ya he tenido el gusto de tocar ante el público recibiendo críticas tanto positivas como negativas. En lo personal este pasatiempo me da una gran satisfacción, y, me he propuesto seguir tocando por el resto de mis días. En verdad creo que hacer música, de la que sea, es una noble forma de pasar parte de tu vida.

Para mí, decidirme a tocar ha sido un ejemplo de que los sueños se pueden cumplir si los tienes y trabajas en ellos. Sigue tus sueños, y luego me platicas.

“Es un largo camino hacia la cima si quieres rocanrolear” AC/DC

Jesushuerta3000@hotmail.com