Article inline ad

La “Naranja Mecánica” rompió el sueño de los aztecas, que anhelaban llegar al quinto partido en la Copa Mundial de Brasil 2014

“¡No era penal!” ha sido una de las frases más recordadas en toda la historia del futbol nacional, pues significó la eliminación de México de la Copa del Mundo Brasil 2014 y que se agenció Alemania.

Corría el 29 de junio cuando en octavos de final, los aztecas enfrentaron a Holanda, en busca del ansiado pase al quinto partido, manteniéndolos en la jugada por el título de campeón.

Sin embargo, el duelo ante la “Naranja Mecánica” no fue fácil, ya que hubo de todo, tanto así, que para evitar un gol, Héctor Moreno salió del partido con una fractura de pierna.

Y aunque los nacionales se veían mejor preparados y dominantes, Arjen Robben hizo que el sueño mundialista se esfumara.

El “trágico” hecho ocurrió al minuto uno del tiempo de compensación. El marcador indicaba 1-1. Rafael Márquez marcaba al habilidoso Robben, quien con uno de sus característicos recortes intentó burlar a Márquez.

Sin embargo, el holandés no podía superar a “Rafa”, quien con un ligero toque le sacó el balón, pero Robben hizo del arte dramático su instrumento y se aventó un clavado que el árbitro marcó como penal, cuando el mexicano ni siquiera lo había tocado.

El penal fue cobrado por Klaas-Jan Hutelaar, quien sin misericordia alguna clavó el esférico en la portería mexicana, haciendo que los hinchas holandeses estallaran en júbilo y sentenciando a México para mejores tiempos, que cayó en la desesperación por ver esfumarse la posibilidad de pasar a la siguiente ronda.

La Selección Azteca perdió de la manera más triste: por robo, porque como tiempo después reconocería el propio Robben: no era penal.

Si deseas recibir nuestras noticias al instante por WhatsApp. Solamente da clic y únete a cualquiera de estas opciones.

 

Listo, ahora vas a poder disfrutar de las noticias cómodamente en tu celular. ¡Es un servicio gratuito!