Article inline ad

Abel Jaramillo, uno de los decanos del arbitraje en Sonora, con una amplia trayectoria y siendo reconocido a nivel nacional, es hoy en día un ejemplo para las nuevas generaciones de arbitraje en el Estado.

Por: Joel Luna

Son 40 años de experiencia los que carga en los hombros desde que decidió ingresar al mundo del arbitraje, recuerda que fue en el año de 1980 cuando inició su peregrinar y esto fue en los torneos interbarrios de futbol que en aquel entonces organizaba de manera muy exitosa la Unión Deportiva de Cajeme (lo que ahora es el IDM), siendo Edmundo Galaz Luna (D.E.P) y el profesor Luis Rodríguez, los responsables de coordinar ese gran proyecto.

 

Recuerda que una tarde, estando sancionando un partido en ese evento, se acerca a él una persona de nombre José Luis Leal (D.E.P) para invitarlo a sancionar un partido de la Liga Bancaria que él presidía, los equipos eran: BISA Vs Comermex, categoría Libre y con apenas 16 años de edad y sin la experiencia para lidiar con verdaderos monstruos del futbol que integraban esas plantillas, la razón, había diferencias con el Colegio local de Árbitros y la organización requería sacar ese encuentro pendiente mientras todo se solucionaba.

 

El pago para sancionar era muy atractivo en ese entonces, no lo dudó mucho y lo hizo de manera muy correcta con el apoyo de los jugadores que ansiosos por jugar se dedicaron a hacer lo suyo facilitando su labor. Para su sorpresa, al finalizar el mismo, se acercó otro que a la postre se convertiría en un buen amigo (Jorge Martínez “Borolas”) y él lo invito a visitar las instalaciones del Colegio de Cajeme que en ese entonces dirigía el profesor Javier Ladislao Espinoza Fierro, ellos sesionaban los jueves de cada semana en las instalaciones de la Unión Deportiva que se ubicaban en la 200 y Colima, a un costado del Gimnasio Municipal. Así fue como arribó a este prestigioso gremio arbitral.

 

A sus 16 años era el más joven de todos, había verdaderos maestros del arbitraje en ese entonces, la mayoría empíricos, pero con una vocación que imponía respeto y credibilidad. Tres semanas después de llegar, su primer encuentro: Tigres de Construcciones Modulor vs. Morelos, Domingo 11 horas, campo 2 (CDAO). Comenta que 2 noches antes del choque, no podía dormir de la ansiedad, 2-0 ganó Morelos, “les pudiera decir parte de la alineación de ambos equipos y juntos nos reiríamos de la calidad de estos tiempos. Pasé el examen y llegó mi segunda designación la semana posterior entre la Gamesa vs. Itson, de ahí en adelante, generé confianza y credibilidad en la labor que tanto me gustó. Esos tiempos eran muy difíciles para la promoción de árbitros por la escasez de torneos a nivel estatal y nacional, a pesar de todo, estoy agradecido con el arbitraje y mis mentores que en ese entonces me inculcaron respeto por esta hermosa profesión que no cualquier se puede jactar de hacerlo de manera comprometida”, comentó.

Los años posteriores fueron de mucho aprendizaje, sobretodo convivencia, la unión favorecía que el encanto por esta labor aumentara, empezaron a acabar los ciclos para unos y llegaban a enlistarse nuevos aspirantes, de esa manera llegó el año 1998, ahí tuvo la gran oportunidad de ser elegido para dirigir al Colegio por primera ocasión (en una segunda etapa en donde se formalizó en 1992 aproximadamente lo que en ese entonces era la Comisión de Árbitros de nuestra localidad, con el nombre de H. Colegio de Árbitros de Futbol de Cajeme, comandado por el considerado máster “Tacua” García (esto después de una división interna de la Comisión), de esa manera, David García Valdez Y Roberto Menchaca Vázquez, confiaron en Abel Jaramillo para llegar a este honor y ellos estar a su lado junto al profesor Jesús Alberto Wilson Pacheco, apoyándolo en su gestión y estar así al pendiente que la Escuela continuara.

“No fue difícil, nuestra institución siempre se ha caracterizado por ser respetuosa y evitar en lo posible cualquier tipo de división en su interior. Continuamos con los cimientos y juntos logramos promover una visión ambiciosa acorde a los tiempos, en donde la superación y el deseo de trascender y rebasar barreras no nos podían detener”.

Cinco años después (2003), otro gran personaje del arbitraje, Alfonso Cruz Leyva, nos apoyó junto a Remigio Campos Cabanillas, (D.E.P., presidente de la AFES), para estar al frente como delegado de árbitros de la Entidad del sector amateur, pronto se dieron a la tarea de promover a los jóvenes árbitros con aspiraciones de incursionar al profesional, logrando hacer un proyecto (2004) y así presentarlo en la Ciudad de México, con el profesor Arturo Yamasaki Maldonado (D.E.P), presidente de la Comisión de Árbitros de la Femexfut en ese entonces, logrando su confianza para darles el visto bueno y conformar el Grupo de Apoyo de Árbitros Profesionales del Estado de Sonora, Sector Profesional (convirtiéndose después en subdelegación), con sede en Ciudad Obregón, misma que tuvo el gusto de dirigir durante 12 años, tiempo en el cual árbitros, área técnica y física, todos juntos lograron grandes satisfacciones en este sector.

Culminamos en el 2016 con el ciclo en el profesional donde tuvo la satisfacción de participar en infinidad de cursos de actualización convocados por la Comisión de Árbitros hasta lograr el título de Asesor de Árbitros Profesionales, teniendo la gran oportunidad de participar en más de 100 partidos de Liga de Ascenso en ese tiempo.