Article inline ad

En redes sociales se advierte que el has de luz del aparato destruye las células del cerebro, causando daños irreversibles y en los ojos

Tras el brote del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 en Wuhan, China, en noviembre de 2019, una de las medidas en que se detectaba la posibilidad de estar infectado fue y es a través de la toma de temperatura corporal, pues era uno de los síntomas.

Con la idea de que la detección se hiciera de una manera rápida, el termómetro de mercurio tradicional era tardado, por lo que se empezaron a utilizar los más rápidos: los infrarrojos, que con un halo de luz láser disparado a la frente se conocía inmediatamente los grados del cuerpo.

Sin embargo, con la llegada del Covid-19 también vinieron diferentes teorías conspirativas, que comprendían, desde la falsedad del virus, hasta el uso de antenas 5G para destruir el cuerpo a través de un chip que se implantaría en el cuerpo, pasando por a vacuna contra el virus que en realidad sería para matar personas a fin de reducir la población vieja y a enfermiza.

La última que salió a colación tiene qué ver con el termómetro infrarrojo, del cual en redes sociales han circulado versiones que afirman que ese rayo destruye las neuronas, causando daños irreversibles y predisponiendo a las personas a enfermedades mentales y neurodegenerativas, como Parkinson y Alzheimer, además de lastimar los ojos.

“No permitan que les tomen la temperatura con una pistola de termómetro láser directamente a la cara, porque si el rayo láser les toca los ojos podría provocarles un problema en la retina”; “Te están radiando precisamente en la cabeza. Hoy te matan mil neuronas, mañana mil, pasado mañana otras mil y eso a la larga trae un sinnúmero de alteraciones a tu sistema nervioso central. Y nunca vas a saber que fue con esa lamparita”, son algunas de las ideas de los internautas.

SIN DAÑOS

No obstante, estas pistolas termómetro han demostrado su amplia efectividad, señalan profesionales de la salud, y sus repercusiones no son dañinas.

Al respecto, las fabricantes de estos aparatos, Beurer y Sonolife, y afirmaron que su producto no hacen daño, pues la tecnología que emplean es similar a la de un control remoto de televisión y que interpreta la información infrarroja que emite los cuerpos, que emiten ondas de calor que solo el sensor infrarrojo capta e interpreta mediante un software.

En cuanto al posible daño a los ojos, realmente este no es perceptible a la vista, pues solo ciertos animales están dotados con esa visión, como las serpientes.

Al ser una tecnología que se aplica a distancia, los infrarrojos son más efectivos, pues toman de modo más certero el calor corporal, además de que se evita que al tener contacto se contagie el coronavirus.

Respecto a la afectación a las neuronas, es imposible, pues no emiten rayos X, sino que solo interpreta el calor que la persona emite. La única radiación que emiten es el de las baterías, como cualquier aparato eléctrico o electrónico.

Ahora bien, la distancia apropiada para usar los aparatos en el cuerpo humano es de 3 a 5 centímetros; sin embargo, podría aplicarse a 15, como máximo, y las partes más apropiadas son: frente, oídos, boca y recto; en el brazo arrojaría un dato incorrecto.

Así que no tema al termómetro infrarrojo, pues utiliza la misma tecnología que su control remoto, su consola de vidojuegos y es menor a la que emite un teléfono celular.

Si deseas recibir nuestras noticias al instante por WhatsApp. Solamente da clic y únete a cualquiera de estas opciones.

 

Listo, ahora vas a poder disfrutar de las noticias cómodamente en tu celular. ¡Es un servicio gratuito!