Article inline ad

Héctor Guerra Burgos nació el 15 de septiembre de 1956 en esta ciudad. Su infancia y adole-scencia la vivió en la colonia Ladrillera (Morelos), donde es conocido como el “Güero” Guerra, seudónimo adquirido por su tez blanca.

Por: Joel Luna

Es considerado una institución en los deportes de Cajeme, donde se desarrolló como atleta, siendo su primer deporte el karate.

Su gran desempeño lo llevó a uno de los deportes más populares del Municipio: el futbol, en el cual, el popular “Güero” inició a practicar en los equipos locales de la colonia Morelos, donde destacó como delantero y defensa, siendo estas sus posiciones más comunes, en las que se desarrollaba en este deporte. Llegó a formar parte de varios equipos de la Liga Municipal, como el equipo Morelos, y en sus últimas apariciones como futbolista destacó en el equipo Suavecitos, donde estaba rodeado de grandes amigos, que en la actualidad se siguen frecuentando en el coloso de la colonia Morelos, el Deportivo, siendo ahí donde se da a conocer por su labor en los campos deportivos y en un inicio de su carrera laboral en el año de 1990 a 1991 como trabajador de Instituto del Deporte Municipal.

Ya en años venideros lo designaron como parte del equipo de trabajo del Estadio Manuel Piri Sagasta. A finales del año 2004 inició con el equipo de futbol Pioneros de Obregón, donde junto con sus compañeros, daban mantenimiento al estadio, manteniendo en forma el campo y las instalaciones del inmueble.

El “Güero” Guerra es y será un icono del deporte municipal, quien por su gran labor ha sido reconocido. Él mismo expres: “Soy el todólogo del Deportivo”, porque quién más que él sabe dónde está cada piedra de esos campos que recorre día y noche con sus incansables pasos largos y brazadas que realiza al caminar sobre el terreno que él mismo ha moldeado con sudor, dolor, alegría y,  sobretodo, con gran pasión por su trabajo.

Asimismo, quién no ha disfrutado de una plática alivianada y cómica con sus anécdotas durante tantos años dentro del deporte municipal. Es por eso que hoy le hacemos este pequeño homenaje al queridísimo “Güero” Guerra.