Article inline ad

MTRA. LIZETH NAVARRO VÁZQUEZ
(MAESTRÍA EN ADMINISTRACIÓN DE INSTITUCIONES EDUCATIVAS- ITESM LICENCIATURA EN CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN – ITESO)

La fuerza de voluntad es la habilidad de resistir tentaciones a corto plazo para lograr objetivos a largo plazo. Para desarrollar la voluntad entran en juego diversas variables que requieren aplicarse de manera conjunta.

Estudiar más, aprender un nuevo idioma, establecer o crecer un negocio, bajar de peso son ejemplos de metas o cambios que la mayoría de las personas nos hemos planteado en nuestra vida.  En ocasiones comenzamos realizando accio-nes encaminadas a lograr nuestros objetivos, y en otras ocasiones nos distraemos en acciones que no contribuyen al cumplimiento de lo que nos hemos propuesto. La fuerza de voluntad es como un músculo que se puede ejercitar y desarrollar con sencillas y constantes acciones.

En este artículo se presentan acciones que se pueden poner en práctica para lograr desarrollar la fuerza de voluntad. Las puedes aplicar a una meta o un cambio que quieras lograr en tu vida, e ir practicando progresivamente las alternativas aquí presentadas.

  1. CAMBIAR LA PERCEPCIÓN HACIA EL CONCEPTO DE LA FUERZA DE VOLUNTAD

Carol Dweck, psicóloga a investigadora de la Universidad de Stanford demostró que aquellos que mostraron que su resistencia aumenta después de realizar una tarea difícil no mostraron disminución en su capacidad de autocontrol después de realizar una actividad agotadora. Mientras que aquellos que creían que su fuerza de voluntad disminuía después de realizar una actividad extenuante sí mostraron una falta de autocontrol. Esto demuestra que la actitud y la forma cómo enfrentamos las tareas importan cuando se trata de nuestra fuerza de voluntad. Por ello, debes adoptar la creencia de que tienes más fuerza de voluntad de la que crees; y que desempeñar actividades complejas permiten aumentarla. El simple hecho de hacerlo de esta manera hará que tu voluntad aumente y que puedas usar tu fuerza de voluntad para completar actividades importantes para ti.

2. MOTIVACIÓN

La motivación es un impulso que nos ayuda a crear, hacer y persistir en lograr algo transcendente o importante para cada persona. Pregúntate: ¿Para qué quiero lograr esto?, ¿Con qué objetivo realizo todas mis acciones? Buscar un propósito, te ayudará a conectarte con tu misión interna. Cada mañana y cada noche piensa en ella, y te irradiará de energía.  Cuando se unen tu propósito y tus acciones, tu motivación intrínseca se vuelve ilimitada. Tener muy clara tu meta final todo el tiempo hace que los niveles de dopamina (un neurotransmisor) aumenten en la sangre y que sea más fácil posponer la gratificación inmediata a favor de ese proceso que quieres lograr a futuro. Siempre que tengas más clara la meta va a ser más fácil que tomes mejores decisiones y hacerlo efectivamente va a requerir menos esfuerzo.

3. REGLA DE 5 SEGUNDOS

La toma de decisiones consume mucha energía. Está comprobado científicamente que sólo podemos hacer una cantidad de decisiones buenas para nosotros limitada a lo largo del día. Mientras más cosas hagamos a lo largo del día, más nos va a costar hacer las siguientes. De acuerdo a esta regla denominada “5 segundos”, si tomas la decisión en menos de 5 segundos, la dificultad para tu cerebro disminuye. Esto sucede por algo que se llama “efecto reflector” en el cerebro, que magnifica los riesgos de tomar una determinada decisión. Esto es una programación con la que nosotros venimos desde que nacemos, que tiene que ver con la supervivencia. Por eso la mejor forma de desarrollar la fuerza de voluntad es tomar la decisión lo más rápido posible y así puedes engañar a tu cerebro para bajar la cantidad de este riesgo relativo que presenta el cerebro.  ¿Cómo se hace esto? Con cualquier cosa que distraiga a tu cerebro. Por ejemplo, contando los números del 1 al 5; que es algo que el cerebro no está acostumbrado a hacer y le lleva más atención con lo cual se distrae de presentar más riesgos y hace más fácil tomar las decisiones que son más positivas para ti.

4. VARIABILIDAD DE LA FRECUENCIA CARDIACA

La variabilidad de la frecuencia cardíaca es la situación en la que tu corazón a lo largo de un minuto o el tiempo que se tome, varía en variabilidad y frecuencia. ¿Cómo se llega a aumentar la variabilidad de la frecuencia cardíaca? Se logra teniendo una respiración lenta, constante y profunda. Mientras menos lenta, constante y profunda es la respiración, menos variabilidad de frecuencia cardíaca existe. Las personas con más variabilidad de la frecuencia cardíaca tienen más fuerza de voluntad para tomar mejores decisiones a lo largo del día. Haciendo una respiración que sea una inhalación de 10 segundos y una exhalación de 10 segundos, aumenta la variabilidad de frecuencia cardíaca.

5. SISTEMA DE PAUSA Y PLAN

Si alguna vez escuchaste del sistema de marcha o huida, esto es básicamente lo opuesto. Se trata de frenar la velocidad a la que tu organismo está funcionando, y empezar a pensar y planificar. ¿Cómo se ve esto en tu organismo? Se redistribuye la sangre de tu cuerpo y va hacia tu lóbulo frontal para ayudarte a tomar mejores decisiones. El lóbulo frontal del cerebro es responsable de operaciones mentales dirigidas hacia un fin que permiten el control conductual.  Bajando los niveles de onda cerebrales de tipo beta que son ondas que no son muy coordinadas a ondas alfa, donde tu cerebro funciona mejor. Entonces esto te va a ayudar a planificar mejor, dado que estás estimulando el lóbulo frontal y vas a tomar mejores decisiones. Puedes hacer esto a través de una práctica de meditación, a través de una clase de ejercicio físico, o en una clase o actividad con la que disminuya el estado de estrés en general. El beneficio que vas a obtener no sólo es la toma de decisiones o la fuerza de voluntad, sino también te ayudará a aumentar la atención y la percepción de los detalles.

6. FISIOLOGÍA

La fisiología afecta a tu estado emocional y esto va a afectar a tu toma de decisiones. El 80% del resultado que vas a obtener en algo, depende del estado emocional en el que te encuentres. Lo que se busca es que a través de tu fisiología afectes el desempeño de manera positiva de la actividad que vas a hacer.  Tu cerebro está constantemente observando cómo está tu fisiología, y va a ser coherente con estas respuestas voluntarias de tu respiración, expresión facial, postura y tono muscular.  Si cambias la forma de respirar, la postura, la expresión facial a una manera positiva, el cerebro registra que se siente bien, y en consecuencia va a hacer una serie de reacciones bioquímicas coherentes y generará un buen estado emocional que va a contribuir a tomar buenas decisiones de manera más fácil.

La fuerza de voluntad es una virtud importante que se puede cultivar y predice el éxito con mayor precisión que la inteligencia. Poner en práctica las acciones propuestas en conjunto, te permitirán aumentar el éxito en alguna meta que estés tratando de cumplir. Si existe una integridad entre tus propósitos y tus acciones, estás contribuyendo a aumentar tu fuerza de voluntad, de manera paulatina.

Lizeth_navarro@hotmail.com