Article inline ad

Abusó de dos jovencitas y coaccionó a otra para que le mandare videos de índole sexual, pero pidió el “castigo” como muestra de arrepentimiento

Un maestro, responsable de la violación de dos menores, intentó persuadir al juez de que no lo metiera a prisión y le propuso que lo castrara químicamente, como muestra de arrepentimiento por los actos cometidos.

La intención del sujeto, Mark Lua, de 32 años y padre de una niña, era también continuar en libertad para continuar viendo crecer a su hija, y argumentó que ese castigo era necesario, como un acto solidario en señal de arrepentimiento.

“Estoy dispuesto a someterme a la castración para que me pueda quedar en casa y criar a mi hija”, pidió.

Sin embargo, el juez Thomas Dennheisser fue inamovible y le sentenció a 12 años de cárcel y a 15 de libertad condicional.


SI DESEAS RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS AL INSTANTE POR WHATSAPP, SOLAMENTE ÚNETE A ESTE LINK 

https://chat.whatsapp.com/GvVoj0On7mQJuuRExfDcpP


Mark Lua se desempeñaba como maestro en la preparatoria Booker T. Washington de Pensacola, Estados Unidos, y fue acusado de abuso sexual de una menor de edad y de habar intentado violar a una jovencita de 18 años de edad, que había sido su alumna.

Además, intentó forzar a una tercera estudiante a que le enviara un video de índole sexual.

En su defensa, el tipo alegó que sufría de neurofibroatosis, un trastorno genético que afecta el desarrollo y crecimiento de los tejidos de las neuronas que le podría causar la muerte.

Sin embargo, el tribunal indicó que su condición no le debilitó al grado de impedirle detectar a menores provenientes de hogares disfuncionales, y abusando de su posición manipulaba para conseguir sus fines.