“México es mi madre, es mi patria, mi país moral. México es mi tierra; en esa tierra está mi alma. Lo que digo no tendría sentido si no amara inmensamente a mi país”, Oscar Monroy Rivera

Article inline ad

En este México lindo y muy herido convergen una serie de núcleos sociales muy diversos y antagonistas entre sí. Es decir, este país lo forman personas que van desde los más virtuosos y brillantes hasta los más paupérrimos y nefastos, pasando por los tibios y conformistas. En un mismo lugar tenemos gente apasionada, trabajadora, idealista, amantes de la mejora continua tanto en lo físico como en lo intelectual, pero también tenemos un grupo que crece más rápido que el otro, de personas que no les interesa superarse y menos servir a la patria. A esa gente le dedicaré las Alegorías de este día: al mexicano enano.

El título lo tomo del libro del sonorense Oscar Monroy Rivera escrito en 1965, que anota: “Sin saberlo, la mayoría de los mexicanos somos víctimas de una terrible enfermedad, ‘el enanismo espiritual’. Se trata de una constante falta de autocrítica, ese cinismo que nos hace autocomplacientes, nos impide el crecimiento y el desarrollo moral, intelectual y hasta sentimental. ¿Es por eso que los mexicanos tenemos un espíritu contradictorio?, somos desconfiados, pero solidarios, nos burlamos de la muerte, pero nos da miedo, queremos más dinero, pero no ahorramos, queremos una mejor clase política, pero no votamos”.

Todos conocemos a alguno o somos uno de esos mexicanos enanos. Queremos todo al menor esfuerzo, no respetamos la fila, tiramos basura en donde nos pega la gana, odiamos todo lo que implique concentrarse, no nos gusta leer, se nos da más el destruir que el construir. El mexicano enano goza regar hijos; sufre de sobre peso, se le hinca a cualquier santo, le ayuda a llegar al poder no al mejor contendiente, sino al que le pueda traer un beneficio personal al costo que sea. Ese mexicano enano que agrede al turista que nos viene a traer recursos, el que le pica el éxito de los demás, el que siempre habla mal de los otros, el que se roba lo que puede, el que no puede ser fiel, el que siempre está perdiendo tiempo en el trabajo, el que no le gusta ahorrar, esos mexicanos enanos que no permiten que este país avance, pero que quieren la naranja pelada y en la boca.

Jesushuerta3000@hotmail.com