Article inline ad

A partir del 27 de mayo se pondrá en marcha la primera etapa de reactivación económica del Municipio, con la entrada en operación de algunos establecimientos no esenciales, quienes deberán cumplir con una serie de protocolos sanitarios y de seguridad para sus empleados y clientes, anunció el alcalde Sergio Pablo Mariscal Alvarado.

Por: Mireya Delgado y Fabiola Navarro

Sin embargo, todo lo anterior dependerá de que el Municipio mantenga su estatus de color amarillo en el semáforo epidemiológico realizado a nivel nacional, por lo que de bajar al nivel verde, se irán incorporando de manera gradual más actividades, pero el contrario, si avanza al tono naranja, esto significará que se endurezcan nuevamente las medidas preventivas, explicó el mandatario.

En conferencia de prensa, Mariscal Alvarado expuso que a partir de ayer se inició el proceso de preparación de las empresas que habrán de reintegrarse a las actividades, esto con la elaboración de los protocolos sanitarios, que serán el requisito para poder volver a operar.

“Las dependencias municipales que atiendan el tema darán apoyo necesario, por si alguien requiere más información, acompañamiento técnico para tener estos protocolos en los negocios, aquí estarán las dependencias como Desarrollo Económico, Protección Civil, Inspección y Salud”, detalló el munícipe.

Fernando Durazo Picos, secretario de Desarrollo Económico del Municipio, reveló que para esta primera etapa se contempla la reincorporación de giros como comercio en vía pública no esencial, estéticas, barberías y servicio de uñas postizas, clínicas y consultorios, agencias de autos, foto estudios, obras privadas de construcción, mudanzas, bufetes jurídicos, trámites y servicios de Gobierno, servicios religiosos, restaurantes al 30% de capacidad y depósitos de venta de cerveza.

“Trabajaremos de forma ordenada y escalonada, con responsabilidad compartida de las autoridades y ciudadanos. Empezaremos gradualmente a tomar vuelo en la economía, con protocolos”, recalcó el funcionario.

YA HAY CIERRES

El cierre de los negocios no esenciales, tras la emergencia sanitaria, ha ocasionado que micro y pequeños empresarios no puedan seguir solventando sus gastos sin que tengan ingresos, viéndose obligados a cerrar.

En el centro comercial, durante la cuarentena, varios son los negocios que definitivamente cerraron sus puertas, retirando la mercancía que vendían y dejando solos los locales que por lo general rentaban.

“No podemos más con esto, si le sumas que el recibo de la luz sigue llegando aun cuando no estemos usando la energía eléctrica porque los negocios están cerrados, pero además que nosotros los comerciantes seguimos pagando la renta, que en mi caso son 10 mil pesos mensuales, pero hay otros que pagan más”.

“Vengo y doy vueltas al negocio para vigilar que no me roben la mercancía y me topo con establecimientos que definitivamente cerraron y ahora nos salen que el 1 de junio no terminará la cuarentena”, lamentó Carmen García, comerciante.

Basta dar un recorrido por el centro comercial y otras partes de la ciudad, para observar que en algunos locales, definitivamente se retiró la mercancía y el cierre no es eventual, sino permanente.