Article inline ad

No dejó carta póstuma; autoridades investigan el caso para determinar la real causa de muerte

Agobiado por tanto paciente con coronavirus, un anestesiólogo se quitó la vida, al parecer inyectándose una sustancia.

El incidente se registró en uno de los consultorios del Hospital Ángeles del Pedregal, en la Ciudad de México, que recibe a pacientes infectados de SARS-CoV-2 (Covid-19), y el cadáver fue encontrado por personal de mantenimiento del nosocomio.

Sin embargo, debido a las condiciones de su muerte, la Fiscalía de Justicia capitalina abrió una investigación para descartar un homicidio.


SI DESEAS RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS AL INSTANTE POR WHATSAPP, SOLAMENTE ÚNETE A ESTE LINK 

https://chat.whatsapp.com/GvVoj0On7mQJuuRExfDcpP


La víctima fue identificada como Pierre “N”, de 55 años de edad, y se dijo que estaba cansado de tratar a tanto paciente con el virus.

El cuerpo del galeno se encontraba tirado en el piso, y tenía canalizado su brazo; presuntamente se inyectó varios analgésicos, relataron testigos.

Rápidamente varios médicos fueron informados, quienes acudieron a intentar salvarle la vida, pero ya había muerto, al parecer de una sobredosis de fármacos.

No hubo carta póstuma; no obstante, compañeros de trabajo explicaron que en varias ocasiones Pierre se había lamentado de trabajar tanto atendiendo a numerosos pacientes infectados.