Article inline ad

Gracias a Dios que todo este rollo de estar vivos en este mundo tan loco y confuso, es pasajero. La vida es todo un misterio y un gran reto a descifrar, mientras nos ocupamos en tratar de entenderlo o darle un sentido. Porque no podrás negar que vamos por la vida como zombis, no todos, pero sí la gran mayoría; ahí vamos sin saber ni qué hacer, ni qué pensar, o sin saber, si lo que hacemos y pensamos está bien o está mal, pues unos dicen una cosa y otros dicen otra, y nos van confundiendo.

Posiblemente sea al revés y andes con demasiados problemas por resolver y con la cabeza a punto de estallar de tanto divagar sin que nunca aparezca ante nosotros la salida de este gris laberinto, en donde, a opinión de algunos, ni la muerte nos podrá salvar, pues luego comienzan con que la tumba es la última morada o que hay un cielo.

Un cielo (¿?), al que no todos podrán llegar, al menos que hayan sido muy buenos en su paso por la tierra, pero resulta que en la tierra ser bueno es considerado como ser tonto; y que nos van a juzgar por nuestras acciones, y, por otro lado, resulta que las cosas por las que supuestamente nos van a juzgar resultan ser las cosas que más se nos facilita  hacer, como es resbalarnos en cáscaras de lujuria, comer cual sibaritas, tratar de emular a Rico Mac Pato, flojear como servidor público, mentir como en los noticieros y otras tantas actividades que nos encantan, pero que no nos dejarán ir al cielo prometido.

Pues sí, todo será una sorpresa que el gran Maestro nos tiene preparada para el final. Pero, quién es ése gran Maestro. Nadie lo ha visto, pero todos hablan de Él; unos le dicen el Creador, otros Cristo, otros Buda, otros Alá, o Jehová, o Diablo, total que sigue la confusión sin que logremos ponernos de acuerdo, a grado que, durante miles de años, han muerto millones de personas en su nombre sin llegar a nada.

Sí, este mundo extraño que hemos llenado de fronteras; en donde nadie escucha a nadie, en donde todos contra todos; en donde el amor escasea al igual que el agua potable y las buenas acciones, pero en donde, a la vez, siempre es posible encontrar una mano tendida dispuesta a ayudarte, y una sonrisa sincera que nunca falta.

Es paradójico, pero así es la vida: extraña; llena de misterios, de lágrimas. Un lugar en donde terminas queriendo a quienes otros deberían de querer y viceversa.

Creo que toda esta confusión es la que le da sentido a la vida, pues de no ser así estaríamos llorando, también, pero ahora sí, con razón, por el hastío de saber lo predecible de la vida, y por no entender que lo único que nunca cambia es que todo siempre está cambiando.

Lo bueno de todo este embrollo, es saber que si nos esforzamos, podremos al fin tener la capacidad para poder escuchar la voz de nuestra conciencia que nos guiará por entre las flores y las espinas; entre los pantanos y los arroyos; entre los dioses y los demonios; por entre las luces y las sombras; las alegrías y las tristezas, sin necesidad de morir en cada intento y gozando de la gran ilusión de estar vivos.

“Y si piensas que la vida es una total confusión porque nunca te va bien, sólo recuerda que la vida es una gran ilusión”   Styx

Jesushuerta3000@hotmail.com