Article inline ad

Armando y Alejandro Ortega González son dos de los peloteritos más destacados del beisbol infantil en Cajeme, además de aventajados alumnos de primaria.

Por: Joel Luna

Desde muy pequeños ingresaron a la prestigiada Academia Potros Itson donde Armando participa en la categoría 9-10 años y Alejandro en la 7-8 años.

Ambos comenzaron en la categoría 4-5, apoyados siempre por sus padres y abuelos; desde el principio de su participación enseñaron su amor al rey de los deportes y sus ganas de participar en el beisbol infantil.

Desde sus comienzos han representado a la academia con destacadas participaciones en torneos regionales, estatales y nacionales.

Para Armando Ortega González su ídolo dentro del beisbol profesional es el torpedero Manny Machado, el ídolo de Alejandro Ortega es Cris Bryant.

Su padre Armando Ortega comenta que es gratificante ver a sus hijos tener tanta pasión por el beisbol, esa misma pasión les ha permitido tener una gran disciplina que también aplican en la vida cotidiana. El beisbol es una disciplina que se aplica en todos lados, comentó Armando Ortega padre, ya que para ellos es primero la escuela y luego practicar el beisbol, sin embargo todo lo hacen sin descuidar sus obligaciones y así les da tiempo de practicar el rey de los deportes.

Es muy difícil mantenerlos quietos en esta restricción, pero ahora que las clases están en línea estudian su escuela, hacen tareas y por la tarde me toca participar en su pasión, ya que practican bateo y fildeo en el patio de nuestro hogar; su madre también cumple un rol importante en esta pasión, ya que es la que los guía y los disciplina en cuanto a sus tareas diarias, haciéndoles la aclaración que primero está la escuela y luego la práctica del beisbol.

El sueño de estos dos pequeñines es llegar a jugar beisbol profesional, el suelo ahí está y la disciplina y dedicación que le meten al deporte rey es lo que puede llegar a cumplir el sueño de los hermanos Ortega González.

Sus padres saben que hablar de esa clase de sueños todavía es prematuro, pero si ellos quieren seguir jugando y lo hacen con nivel, nosotros estaremos para apoyarlos en todo, siendo claros que primero está la escuela.