Article inline ad

A diferencia de la guarida del “Hombre de Acero”, esta no es fría, sino caliente y solo es visitada por hombres de ciencia

De la imaginación de un hombre surgió uno de los personajes de cómic más icónicos de todos los tiempos: Superman, un héroe proveniente del planeta Krypton, que lucha en la Tierra contra la maldad.

Sin embargo, el superhéroe siempre regresaba al sitio donde podía recordar quién era, de dónde venía y a “recargar pilas”: la Fortaleza de la Soledad, ubicada en una región remota y gélida a las afueras de la ciudad donde se desarrollarían sus grandes aventuras: Metrópolis.

Para muchos, es solo un cómic; no obstante, la fortaleza existe, pero no en donde señala la historieta, sino en México.

Así es, como lo lee y aunque no lo crea, la guarida del “Hombre de Acero” se ubica en este país, precisamente en el estado de Chihuahua, a aproximadamente 240 kilómetros de la frontera con Estados Unidos.

El sitio, llamado Cueva de las Espadas, Fortaleza de la Soledad, Gruta de Naica, Cueva de Naica, Cueva de los Cristales y Fortaleza de Superman, por la semejanza con la del cómic, se localiza a 2 kilómetros de profundidad y está lleno de enormes y filosos cristales.

LAS FORMACIONES

Inicialmente, el sitio fue encontrado en 1910, durante una exploración minera y era visitado únicamente por estudiosos; sin embargo, el sitio fue reencontrado en el año 2000 por unos mineros que descendieron 290 metros, pero se encontraba inundada, por lo que fue necesario drenarla, y fue donde descubrieron que esa maravilla geológica tenía un diámetro de aproximadamente 70 u 80 metros.

Tras sacar el agua, los hombres de la tierra apreciaron enormes formaciones blanquesinas y alargadas: cristales.

Asimismo, fue datada y se cree que esta caverna tiene una edad cercana a los 500 mil años.

Sin embargo, ¿qué eran? Es un mineral llamado selenita, que no es otra cosa que yeso puro solidificado por el calor, que les da esa apariencia brillante, transparente y que llegan a alcanzar los 12 metros de altura.

Hasta la actualidad, los cristales (en cuyo interior hallaron microbios prehistóricos) siguen formándose, pues en ocasiones la temperatura alcanza los 50 grados y una humedad de 100 por ciento, por lo que, para adentrarse en ella, una persona debe contar con equipo especial, además de que no se puede permanecer en el interior por más de 10 minutos.

Aunque no puede ser visitada por simples mortales, debido a las condiciones de calor en el interior y a que dejaron de ser drenadas, hombres de ciencia siguen investigando lo que aún permanece accesible, dado que a través del tiempo, y con la ayuda de equipo especializado, se puede permanecer hasta 30 minutos.

Por ello, sí existen los superhéroes, pero no de capa, sino de libreta y lápiz para desentrañar esta maravillosa formación geológica, que no dista mucho de la fortaleza gélida del superhéroe de DC.