Article inline ad

La finalidad de la fecha es la preservación de los idiomas y dialectos que se hablan a nivel mundial

Durante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 2007, se proclamó el 21 de febrero como el Día Internacional de la Lengua Materna, con la finalidad de preservar y proteger los idiomas y dialectos que se hablan en el orbe.

Sin embargo, su origen se remonta a 1999, cuando se proclamó el Día Internacional, en la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).

 

Lengua materna (o lengua nativa) se designa como el idioma que la persona adquiere por nacimiento y que pasará a formar parte de su vida.

Ahora, la importancia de la celebración es para rendirle tributo a los habitantes de un pueblo de Bangladesh festejaba el Día del Movimiento de la Lengua Bengalí, cuando muchos de sus moradores fueron asesinados por el Ejército pakistaní.

Y aunque en la actualidad, muchas lenguas maternas se están extinguiendo a una velocidad vertiginosa, existe preocupación mundial porque no desaparezcan, pues se calcula que cada dos semanas un idioma o dialecto muere, llevándose consigo una parte del patrimonio cultural de la humanidad.

Por ello, en de suma importancia defender los derechos de las sociedades multilingües, pues su dialecto es parte de su tradición y mediante ellos se establece el intercambio cultural para una vida sostenible.

Las festividades por la lengua materna consisten en actividades que las reivindiquen, como encuentros con la participación de intelectuales, catedráticos, lingüistas y sociedad en general.