Article inline ad

¿Hay un “Sendero de Evolución”? …La pregunta va en relación a la Vida en la Naturaleza y directamente al desenvolvimiento de la Vida Humana, que de allí parte. Se puede identificar como vida toda clase de movimiento o actividad, incluyendo el comportamiento molecular, atómico y el de la física de las partículas. Bajo este criterio, los minerales también son considerados como seres vivientes aunque no tengan composición orgánica. La Evolución va “de lo simple a lo complejo”, “de lo inorgánico a lo orgánico” y la Sabiduría Espiritual afirma que proviene “de lo invisible a lo visible”, de lo sutil a material, lo que hace sentido y es sugerente. ¿Entonces?… Sabemos que el proceso de la Evolución es un comportamiento inteligente e Inconsciente, una suerte de experimentación continua – un intento constante de la vida para avanzar y perfeccionar – sujeta a prueba y error, a acierto y fracaso, en un lento y muy largo proceso de manifestación y diferenciación que apareja multiplicidad, diversidad, especializaciones y el esplendor en su compleja e “Interdependiente” composición que se escenifica por la Madre Naturaleza en este planeta con sus reinos y sus seres.

DE LO ANIMAL, LO HUMANO Y LO DIVINO

La Evolución de la vida, hasta el Reino Animal, es un desenvolvimiento inconsciente y el eslabonamiento continuo y consecutivo de nuevas formas y especies. Con la Aparición del “Fenómeno humano”, de la conciencia, “El Mono Parlante”, el avance evolutivo siendo penoso y de multiplicadas exigencias va tomando perfiles, líneas que apuntan al trazo e itinerario de de un Sendero de Evolución y a una modelación por los “Hombres dios” mirando al conjunto de la Raza Humana y a la unidad e “Interdependencia” con la vida planetaria. Perfeccionamiento y plenitud se nos presentan como modelo. Son los “Hombres sendero” que con sus discípulos y seguidores han levantado pueblos, culturas y civilizaciones. En la “Cultura Espiritual” de tipo Universal y en la Religiones Institucionalizadas Ellos son el gran ejemplo, traen el saber, el orden, las reglas y el método, las disciplinas y las prácticas conducentes para el despertar, elevación y expansión de la conciencia hacia lo universal y cósmico, “El Gran Todo”, “aquello que no tiene nombre” y que en las religiones llamamos Dios. Ellos Encarnan las Instrucciones, Lecciones y Enseñanzas necesarias para el “ascenso Evolutivo” -Iluminación, Autorrealización, realización-  y que en su historia individual las expresan conforme al momento evolutivo de la psicología humana, el temperamento de un Pueblo y una región-hábitat. Ellos son el modelo a seguir. Son los Arquetipos de lo Humano Superior: Zoroastro, Horus, Dionisio, Mitra, Rama, Krishna, y en la América Sagrada y Tradicional con los Quetzalcóatl, Kukulkanes y los Viracochas. De esto estudia, documenta y da razón Joseph Campbell en su obra magistral, “El Héroe de las Mil caras”.

EL SENDERO Y LA VIDA

Nuestra evolución y ascenso individual se da en los espacios de la convivencia familiar y comunitaria y en la integración y abrazo con las regiones y seres de la Naturaleza… “El sendero es la vida cotidiana, con sus incidencias, sus ambientes, épocas, contrastes y desafíos. Siempre estamos recorriéndolo, todos sus paisajes conforman el gran escenario de la Verdad. Es esencial respetarse a sí mismo…”: Maestro Días Porta. …Podemos evadir y trascender tristezas, abatimiento y depresiones. Frente a la impotencia y las ignorancias relativas tenemos fe y confianza en nosotros mismos y en la vida. Esto, siendo necesario en todo tiempo, ahora es crucial en la supervivencia del “Pueblo Humano”, envuelto en una civilización-mundo materialista, mecanicista, con francos aspectos destructivos en olvido de la dimensión Espiritual y del SABER. ¿SOLUCIÓN? Con sensibilidad, inteligencia y generosidad responsable acompañar y respaldar a las “recientes generaciones”, sus potenciales, para manifestar con lo bueno y perdurable “Otro mundo”. … Armonía, paz y bien a todos los seres. ¡Gracias!