Article inline ad

El Pentágono dio a conocer que las afectaciones se dieron con la agresión a sus bases

Luego del asesinato del comandante de las Fuerzas Quds, el general Qassem Soleimani, ordenado por el presidente Donald Trump y registrado el viernes 3 de enero, Irán juró vengarlo y lo hizo con un ataque aéreo con misil a las bases de Estados Unidos resguardadas en Irak.

En un inicio el mandatario norteamericano dijo que no había bajas ni daños a las tropas; sin embargo, este viernes se dio a conocer que 34 efectivos de las Fuerzas Armadas estadounidenses sufrieron “lesiones cerebrales traumáticas”, informó el Departamento de Defensa de EU.

“En total, 34 efectivos han sido diagnosticados con conmociones cerebrales y lesiones cerebrales traumáticas”, informó Jonathan Hoffman,  portavoz del Pentágono.