Article inline ad

Donald Trump se convirtió este viernes en el primer Presidente de Estados Unidos en asistir a la Marcha por la Vida, una movilización antiabortista con casi 50 años de existencia.

El Mandatario subió al escenario donde se congregaban miles de personas en Washington D.C. y ofreció un discurso a los asistentes que buscan revertir la decisión de la Suprema Corte que hizo legal el aborto en Estados Unidos en 1973.

“Es un honor ser el primer presidente en asistir a la Marcha por la Vida”, dijo Trump al dirigirse a la audiencia.

“Estamos aquí por una simple razón, para defender el derecho de cada niño nacido y no nacido de lograr su potencial otorgado por Dios”.

Previo a su llegada, el vicepresidente Mike Pence, quien ya había asistido antes a la marcha, dio un mensaje en video, desde Roma, agradeciendo a Dios y a los manifestantes provida.

Expertos aseguran que la decisión de Trump de asistir a la marcha tiene el objetivo de movilizar a los votantes conservadores rumbo a las elecciones presidenciales del país.