Article inline ad

Con el fin de salvaguardar el estado de salud de los pacientes que son trasladados en ambulancias, ya sea a realizarse un estudio o acudir a una emergencia, es de suma importancia que cuente con equipamiento.

Por: Alma Aguilar

Por tal motivo, el Hospital Adolfo López Mateos de Ciudad Obregón recibió de parte de la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, dos ambulancias, entregadas por el director general del Isssteson, Pedro Ángel Contreras López.

El titular del nosocomio, Gilberto Pérez Rodríguez, recibió las llaves de las dos unidades y así como tres sillas de ruedas para beneficio de los derechohabientes en la ciudad. “Esta acción es un compromiso de la gobernadora, con el fin de enviar a los pacientes con todas las medidas de seguridad en ambulancias equipadas, de tal manera que puedan ir con esa garantía en su desplazamiento ya sea en la localidad o de una ciudad a otra”, destacó Contreras.

Además de eso se entregaron dos sillas de ruedas para el desplazamiento interno de los pacientes en el propio hospital y otros materiales que el voluntariado de Isssteson envió al voluntariado que preside la señora Carmen de Pérez.

En su visita a esta ciudad, Contreras López recorrió las instalaciones visitando también la Policlínica en Obregón, donde atendió a derechohabientes y conversó con el personal sobre la importancia de mantener un servicio cálido y con calidez a los afiliados.

BENEFICIA A DERECHOHABIENTES

Con la llegada de estas ambulancias nuevas, se beneficia a los derechohabientes ya que es de suma importancia que cuenten con el equipo necesario de servicios médicos.

En su experiencia, el camillero David Lugo compartió que “a veces se usa aspiradoras, oxígeno, ventiladores y muy pocas veces nos ha tocado dar reanimación al paciente que es el RCP, (Reanimación Cardio Pulmonar), por lo que serán de gran beneficio tanto para los que trasladamos pacientes como para el instituto”.

David destacó que en sus 12 años como chofer de ambulancia, le tocó trasladar pacientes estables a quienes llevaban a un estudio de rutina y en otras ocasiones de gravedad, por lo que le tocó practicarle reanimación o ponerles oxígeno.